Por: Antonio Casale

Recomendaciones de final de año

Recomiendo dos documentales y una serie de Netflix cuyo tema central es el deporte, para no perderse en estos días de poco fútbol y más tiempo para entretenerse.

La serie es Club de Cuervos en su tercera temporada. La primera fue magnífica, la segunda no tanto, pero la tercera es la mejor. Los Cuervos de Nuevo Toledo quieren volver a su estadio y luchan por regresar a primera división. En medio de todo esto y con un fino humor se ve representada la manera como se manejan la mayoría de clubes de fútbol en Latinoamérica. Si usted quiere meterse en la manera como se maneja la vida interna de un equipo, no lo dude, esta serie le arrancará unas buenas carcajadas, pero al tiempo le dejará con su espíritu crítico buenas reflexiones en torno a la importancia exagerada que la pelota tiene y su influencia en los aspectos más serios de nuestra sociedad.

Boris Becker, el jugador. Es un documental alemán en el que el propio extenista es el protagonista. Después de hacer un breve repaso de su exitosa carrera, campeón de Wimbledon a los 17 años y entrenador de Novak Djokovic en su mejor etapa, Becker abre las puertas de su casa para intentar explicar por qué a mediados de este año se declaró en bancarrota para evitar el pago de millonarios deudas a un banco. El documental deja ver a un hombre común y corriente que supo ser el mejor en su deporte, un padre ejemplar y un buen esposo de las dos mujeres de su vida, pero que al mismo tiempo es adicto al juego. La imagen de él entrando a un hotel de apostadores este año durante Roland Garros no deja dudas. Su fortuna se fue por cuenta de esta adicción. No lo niega, tampoco lo admite, pero es evidente. Becker no está bien. En definitiva, los héroes del deporte son humanos como todos, con sus luces y sus sombras.

Winning es un inspirador documental que recorre el camino a la gloria de la tenista Martina Navratilova, el atleta Edwin Moses, el golfista Jack Nicklaus, la gimnasta Nadia Comanecci y la tenista sobre ruedas Esther Vergeer. En común tienen que en su niñez los dejaron ser libres, sus padres les apoyaron su amor por el deporte sin obligarlos nunca a nada, su devoción por la competitividad y la disciplina como elemento fundamental para conseguir sus sueños. Verlo es una buena manera de tomar impulso para emprender los retos que vienen en nuestras vidas ora el año que entra.

Entender el deporte es imposible si no somos capaces de comprender a sus protagonistas. Por eso este tipo de documentos audiovisuales enriquecen la cultura deportiva.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale