Por: Hernán Peláez Restrepo

Reconforta

El fútbol, como la vida, ofrece momentos de alegría y desazón. Es por ello que quiero mencionar detalles que dan para el aplauso.

Ver el regreso de Pacho Maturana, con su filosofía de juego, es reconocer tardíamente, pero vale, a quien nos regaló en la década del 90 una forma de interpretar el fútbol. Ayudó al despegue de nuestro balompié, alejó los complejos que durante tanto tiempo nos ocultaron en el concierto de quienes podían ser ganadores.

Por esas curiosidades de su vida, reinicia su andadura con Once Caldas, el primer equipo en el que dirigió. Regresa con muchos años encima y con la convicción de sentir la pasión por esa actividad, de la cual nunca realmente se fue y por ello integró grupos de trabajo y observación en el seno de la FIFA.

Jugar se parece a bailar. Nunca se olvida del todo. Es cuestión simplemente de ubicar una oportunidad y encontrar disculpa para el retorno. Su presencia debe ser un refresco para el fútbol nuestro, tan previsible por estos días.

Me refiero al fútbol de entrecasa, en el que los equipos manejan conceptos más defensivos y de marcación que de creación o generación de juego ofensivo.

Bueno ver a Juan Guillermo Cuadrado y a Falcao García, integrantes de equipos campeones en las ligas de Italia y Francia respectivamente, piezas importantes en esos logros.

Cuadrado, más jugador de equipo, sin olvidar las tentaciones que sufre por ese juego de amague y engaño. Falcao, venciendo las limitaciones que las lesiones le provocaron en su momento y con ganas y sacrificio para poder volver a ser importante. Su espíritu es ejemplo para tantos que en el camino y por situaciones menores se quedan, se deprimen y no encuentran consuelo.

Reconforta saber que en la Copa Libertadores, Medellín disfruta de una oportunidad, tal vez la última, para avanzar en ese evento. Que de paso es por razones palpables superior en jerarquía y calidad a la Suramericana, que tiene como gran aliciente el aspecto económico para los equipos y no tanto para los mismos jugadores. Claro que el panorama es complicado para el Medellín en su visita a River Plate. Su deber es jugar con intensidad y no ahorrar esfuerzo alguno para provocar un milagro.

Reconforta saber del regreso de Maturana y de los éxitos de Cuadrado y Falcao, hoy en el “curubito”. Todos estos detalles reconfortan.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Por Quintero

Copa Conquistadores

Tragicomedia y finales

Avanzó Tolima

Eliminados