Por: Luis Fernando Montoya

Reconfortante

“Una buena vida es aquella inspirada por el amor y guiada por la inteligencia”: B. Russell.

En las fechas que se han jugado en el fútbol colombiano tenemos como líder absoluto al Huila, un equipo que terminó el torneo pasado haciendo un buen trabajo y éste lo ha iniciado con muy buenos resultados.

El tiempo no es sólo cronológico, también existen tiempos lógicos como: el instante de ver, el momento de comprender y el momento de concluir.

No puede decirse que uno vive de manera responsable de sí mismo si no tiene propósitos productivos. Mediante el trabajo nos ganamos la vida. Mediante el ejercicio de nuestra inteligencia hacia fines útiles nos volvemos más humanos. Sin metas productivas y esfuerzo productivo, permanecemos niños para siempre.

La responsabilidad de uno mismo se expresa mediante una orientación activa hacia la vida. Se expresa con la comprensión de que no hay nadie en la tierra que nos evite la necesidad de ser independientes y mediante la comprensión de que sin trabajo no es posible la independencia. Vivir conscientemente es vivir ejercitando la propia mente. Practicar la responsabilidad personal consiste en pensar por uno mismo.

El líder

Es verdad que el torneo apenas comienza y que lo importante es como se termina, pero vale la pena tener presentes los motivos que considero que vienen contribuyendo para esta buena campaña del Huila:

1. Cuerpo técnico: le dieron toda la confianza y apoyo a un hombre de la casa como Guillermo Berrío. Siempre que fue encargado del equipo mostró toda su capacidad. Tácticamente es un equipo sencillo, práctico, equilibrado en defensa y en ataque, de ahí sus buenos resultados como local y visitante.

2. Jugadores: se ve un grupo unido, comprometido con los objetivos propuestos y a la vez la mayoría vienen jugando juntos varias temporadas. Para destacar el arquero Luis Estacio, da seguridad; el defensa paisa Lewis Ochoa defiende y va bien al ataque; el hombre de experiencia Gonzalo Martínez; Diego Arango, buen volante de marca y campeón de Copa Libertadores con el Once Caldas, el goleador y de recorrido, Iván Velásquez; el defensa central Nicolás Ayr, seguro y va muy bien en el juego aéreo. Se han propuesto como objetivo no descender de categoría y hasta el momento lo están logrando.

3. Directivos: al frente del equipo está un hombre dedicado a la causa opita, como Jorge Perdomo. Tuvo sentido común para reorientar el equipo en el manejo técnico y apoyar a Berrío.

Lo más importante es que el equipo pueda mantener este rendimiento y continúen con la misma dedicación, humildad y compromiso para que este buen momento no los saque del camino.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Final a la distancia

Hay futuro

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita

América y Cali, a mejorar