Por: Cartas de los lectores

Recuerdos de un viaje

Recuerdos de un viaje

Mucho se ha hablado del candidato y ahora presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump. Desde que empezó su campaña, su objetivo central fue vencer a sus contendores, especialmente a su contendora más importante: Hillary Clinton.

Atacó a la clase dirigente, detentadora del poder y poseedora de grandes influencias a nivel nacional. Criticó a la gran prensa y la apostrofó de corrupta. Fue especialmente crítico con su poderosa rival, y no escatimó oportunidades de denunciar hechos corruptos en su largo recorrido por la administración pública, en cargos donde fue determinante, y, según el candidato Trump, algunas de sus funciones dejan mucho que desear.

Atacó al presidente Barack Obama por su débil política exterior, su acuerdo con Irán, país al cual califica de promotor del terrorismo y amenaza latente para los Estados Unidos. También criticó al presidente Obama por dejar pasar y admitir tantos inmigrantes, venidos de países de Oriente Medio y que en el inmediato futuro pueden ser promotores de terrorismo e inseguridad para la nación norteamericana.

Finalmente, triunfó en las elecciones y será el próximo presidente de la nación norteamericana, ganándole a la candidata Hillary Clinton por una apreciable mayoría de votos. Clinton obtuvo la votación más alta con el apoyo del pueblo raso que la respaldó, pero Donald Trump obtuvo la mayoría de votos electorales, que le dan las mayorías en el Congreso para gobernar con el Partido Republicano.

A partir del 20 de enero de 2017, Donald Trump será el presidente de los Estados Unidos, la nación más poderosa del mundo, que actualmente atraviesa una crisis económica y de credibilidad, pero con Donald Trump se avizora que su mejoría será evidente y arrastrará a muchos países en ese ascenso económico y de buenas relaciones con las potencias extranjeras y los países de Centro y Suramérica.

Por ahora ha nombrado dentro de su gabinete a tres personas de su entera confianza y que desde que él se decidió a ser presidente le declararon su apoyo irrestricto: Jeff Sessions, senador de Alabama, será el próximo fiscal general, fuerte adalid en la inmigración ilegal.

Michael Pompeo será el próximo director de la Agencia Centra de Inteligencia (CIA), miembro del movimiento Tea Party y representante de Kansas en el Comité Nacional Republicano; feroz crítico del acuerdo nuclear con Irán.

Y por último nombró a Mike Flynn para dirigir su Consejo de Seguridad Nacional (NSC), militar retirado con una brillante carrera a sus espaldas y además conocido por ser un crítico implacable del extremismo islámico.

En mis cortas vacaciones en Miami, Boca Ratón y Fort Lauderdale, tuve esta fugaz visión.

Luis Castellanos García

 

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores