Por: Cartas de los lectores

Reelección

Cuando un objetivo se consigue con medios dolosos, al ser descubiertos éstos, se da por sentado que lo conseguido se anula. Un nombramiento apoyado con certificaciones falsas conlleva a la destitución, por ejemplo.

Como ciudadano de a pie, sin formación jurídica alguna, no me cabe en la cabeza que algo de tanta envergadura como una modificación a la Constitución, conseguida con los medios torcidos que da el poder mal administrado, continúe surtiendo efectos legales. No entiendo cómo es posible que la reelección presidencial, hecha a la medida de una persona y obtenida usando “todas las formas de lucha”, comprobadamente lesivas a la ética, la moral y la juridicidad, siga haciendo parte de la normatividad del país. ¿No sería obvio pensar que esa figura debería haber quedado automáticamente excluida?, ¿o que, por lo menos, en un país de leguleyadas como el nuestro, hubiera expresado alguien su disconformidad con ese hecho, que a mi juicio es aberrante? Y para colmo, para darle el espaldarazo a semejante exabrupto, ya se han levantado voces (¿con qué propósito?) proponiendo la reelección del actual mandatario. Definitivamente tenemos los políticos que nos merecemos.

Diego Hoyos Duque. Medellín.

Cáncer de mama

He leído una noticia que habla sobre el aumento de casos de cáncer de mama y de cérvix en todo el mundo. En el texto se hacía referencia a un estudio llevado a cabo por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) de la Universidad de Washington, en Estados Unidos. Me ha parecido interesante conocer ciertos datos de carácter numérico que han aportado las conclusiones de la investigación. Sin embargo, considero que hay alguna información que me falta, a mí y a toda persona que tenga cierto espíritu crítico.

Posiblemente los investigadores del IHME hayan ocultado una parte de la verdad por miedo a perder las subvenciones estatales. Quizás, si la responsabilidad no es suya, los medios de comunicación que se han hecho eco de la noticia hayan ocultado una parte de la verdad por miedo a la censura y a las represalias. El caso es que en ninguna parte de la información ponen de relieve los factores que favorecen la aparición de cáncer de mama y de cérvix. Dichos factores son, principalmente, el aborto provocado y el consumo de anticonceptivos.

Claro está, decir la verdad de la situación en este caso provocaría de inmediato las quejas de las poderosas industrias farmacéuticas y del aborto, porque perderían clientes. Por eso muchos miran hacia otro lado.

Gonzalo García C. Barcelona.

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores