Por: Óscar Alarcón

Las reelecciones

Hay que hacer votos para que al presidente Santos le vaya bien, sobre todo porque la paz la necesitamos. Que le vaya bien, a pesar de la reelección. Cuando los furibistas la propusieron, se les dijo, se les advirtió, se les afirmó, se les reiteró... y nada, querían el articulito. Nunca las reelecciones han sido buenas y menos entre nosotros. El primero en lograrla en nuestra nación fue el Libertador, con pésimos resultados, tanto que lo condujo a la dictadura. Tampoco le fue bien a Mosquera. Y de Núñez, contrario a lo que sostienen muchos de sus aduladores, su figura como hombre de Estado y gobernante habría sido distinta y sus méritos no tendrían discusión.

La lambonería de los capitalinos con Núñez llegó a tales extremos que expidieron la Ley 77 de 1888, declarándolo presidente honorario y vitalicio de Colombia “con derecho a gozar durante toda la vida de las prerrogativas y preeminencias de honor y dignidad que acompañan el ejercicio del mando supremo de la República”.

Igual sucedió con el general Reyes, a quien le aprobaron una reforma constitucional en 1905 que señaló: “El período presidencial en curso, y solamente mientras esté en cabeza del gobierno del señor general Reyes, durará una década, que se contará del 1º de enero de 1905 al 31 de diciembre de 1914”.

Según criterio de algunos analistas, que compartía el propio presidente López Michelsen, la caída del liberalismo en 1946, cuando asumió Ospina Pérez, se debió a la reelección de su padre. ¿Por qué? Porque cuando eligieron por segunda vez a López Pumarejo en 1942, el turno le correspondía a Gabriel Turbay. Por esa circunstancia, a éste le tocó aspirar cuatro años después, enfrentándose a Jorge Eliécer Gaitán y a Ospina, con las consecuencias conocidas.

Carlos Lleras y el mismo López Michelsen aspiraron a la reelección y no tuvieron éxito. Por algo los mexicanos, que sufrieron las reelecciones de Montezuma y de Porfirio Díaz, dicen: “Sufragio efectivo, no reelección”. Hay que poner bien la coma porque distinto es: “Sufragio efectivo no, reelección”.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

El nuevo país

Cambios de gobierno

El castrochavismo

Encuestas y candidatos

El tratado de extradición