Por: Hernán Peláez Restrepo

A refrendar el buen nivel en el Mundial

Mientras comienza el juego en la ciudad brasileña de Cuiabá, hoy a las cinco de la tarde, y termina el misterio en cuanto a la formación de la selección de Colombia frente a Japón, hay licencia, claro, para alimentar especulaciones sobre su titular.

Primero que todo se habla de la salida obligada del volante Carlos Alberto Sánchez para “limpiar” de su hoja de vida en el Mundial de Brasil 2014 los rastros de las amarillas. Los golpes a Juan Guillermo Cuadrado recomiendan un descanso. Freddy Guarín, como casi todos los que están en el banco, están que se juegan. Eso me parece buenísimo, como cuando un jugador Lukaku de Bélgica se molesta cuando lo relevan. Quieren seguir jugando, no admiten claudicar y de ahí sus gestos de reproche al técnico en el momento en el que salen de la cancha.

En el caso del partido contra la selección de Japón, no cambiaremos el estilo de juego, y eso se debe a la repetición incansable de trabajos de campo. Es probable que Freddy Guarín no supla la manera de jugar de Juan Guillermo Cuadrado, pero ganamos en remate de media distancia con él y se verticaliza más el juego. Además el jugador Víctor Ibarbo tendrá más espacio y responsabilidad para aprovechar el sector derecho de la cancha.

Los laterales Camilo Zúñiga y Pablo Armero deberían dejar el plan de excursiones por sus bandas, pues será obligación apretar a los también laterales japoneses, que en todos los partidos les encanta subir pegados a las rayas.

Tengo tranquilidad, y espero que usted también, porque esta selección de Colombia sabe lo que quiere y cómo lograrlo. Nadie en el fútbol resulta invencible, pero la mejor forma de jugar es no renunciar al estilo ni bajar los brazos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

En la cuerda floja

Dependientes

Fe y más fe

Cómo cuesta

Da gusto