Por: Roberto J. Camacho

Regalías y Desempleo

Tal como va la tendencia este año el Meta recibirá cerca de Trescientos cincuenta mil millones de pesos por regalías petroleras triplicando así la cantidad recibida durante el año 2004; entre tanto en el mismo periodo se ha mantenido o agravado la situación de los desempleados y subempleados, mostrando así el pobre impacto generado por tamaña riqueza.

Durante el año 2004 el Dane reportó tasas de desempleo para Villavicencio del 13,5% y de subempleo del 32,4%, lo anterior muestra que cerca de la mitad de nuestra población económicamente activa, esto es al menos doscientos mil trabajadores en el Meta, se encontraban en aprietos económicos, por cuenta de no tener una ocupación satisfactoria.

En el mismo año la Agencia Nacional de Hidrocarburos reporta haber girado cerca de ciento veintinueve mil millones de pesos al Departamento, cifra que equivale a seiscientos cincuenta mil pesos por cada desempleado o subempleado en el Meta.

Cuatro años después las cifras de ocupación no han mejorado, el desempleo ha descendido levemente al situarse en el 10,9% durante el mes de abril de este año, cifra muy cercana y de similar tendencia a la nacional, la cual se ubicó en el 11%. De otro lado el subempleo empeoró al pasar al 33,1% en el mismo periodo.

Sin embargo las regalías giradas durante el 2007 prácticamente se duplicaron desde el 2004 y por lo visto hasta mayo, al cierre del 2008, estas llegarán al equivalente de un millón ochocientos cincuenta mil pesos por cada metense en aprietos laborales.

El crecimiento exponencial de los recursos de nuestros entes territoriales, en especial de las regalías petroleras ha tenido un mínimo o quizá nulo impacto en la generación o mejora del empleo, los dineros han llegado a la región y con la complacencia o participación de nuestros mandatarios regionales han pasado de largo a engrosar otros bolsillos o a generar empleo en otras regiones, como lo muestra el reciente escándalo de las Fiducias.

Así las cosas, es probable que hubiera tenido un mejor impacto en la calidad de vida de nuestros habitantes el suprimir la intervención de los gobiernos e introducir un giro directo a los habitantes, pues como podemos observar aquellos “devoran” todo y no permiten, aun cuando fuera por vergüenza o decoro, la creación de un solo empleo, al contrario, los destruyen, pues de no ser por la tendencia nacional, surgida de fuerzas macroeconómicas, nuestra situación sería aún peor.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Roberto J. Camacho

Petro y La Racionalidad Limitada

Víctimas Indefensas

Santander Moriría de Nuevo

El homicidio de Roberto Camacho

Viajero y equipaje