Por: J. William Pearl

Reino Unido

La salida de Reino Unido de la Comunidad Económica Europea está programada para el 31 de octubre próximo. Lo más seguro es que Boris Johnson convoque unas elecciones anticipadas a fin de evitar un posible bloqueo de dicha salida por parte del Parlamento británico. Muchas personas cuestionan la razón de la salida, pues en términos económicos no le sirve a la economía británica. ¿Esto sucederá para evitar la inmigración de personas no británicas a la isla?

Las islas tienen desventajas y ventajas, pues al no tener vecinos la vida es diferente a la del resto de países. Como su nombre lo dice, están aislados de algunas influencias extranjeras, traer productos de fuera es más complicado, sus políticas tienden a ser menos afectadas por otras culturas. En lo positivo, como están aislados y traer algunos productos es complicado, entonces les toca producirlos o importarlos; sus políticas tienden a ser menos afectadas por otras culturas, lo que permite fortalecer la propia.

Es indudable que en el asunto económico sentirán fuertemente la diferencia, pues la banca extranjera se irá a Europa continental; en cuanto a la aviación, perderán algunos de los privilegios que tienen al ser un país miembro de la Comunidad Económica Europea; en otros aspectos, sus ciudadanos no podrán trabajar tan fácilmente en el resto de los países miembros y las personas jóvenes no podrán escoger tan cómodamente el lugar donde quieren estudiar.

¿En qué radica entonces la razón para que hubiera triunfado el brexit? Muchos sostienen que los ciudadanos mayores votaron la salida y triunfaron, ya que son pocos los jóvenes que ejercen su derecho al voto. La motivación puede ser que al salir de la Comunidad podrán evitar fácilmente el que otras culturas se mezclen con la suya. Esto puede sonar a un fuerte rechazo, el cual se vive en los Estados Unidos y Trump incita contra la inmigración latina. En Italia, lo hace Matteo Salvini, el líder de la extrema derecha. En Filipinas está Rodrigo Duterte. Este es un fenómeno de nacionalismo extremo que está creciendo en diferentes lugares del mundo y naturalmente afecta el desarrollo global; es una especie de déjà vu real ya que se está volviendo al pasado y en estos casos trae consigo un retraso en el desarrollo de algunos países. América Latina tiene que abrir los ojos, ya que no es ajena a lo que sucede en el resto del mundo.

Ser nacionalista puede ser bueno, todo depende de las acciones que se tomen; comprar lo nacional es bueno, respetar la democracia local también, pero el mundo está tomando unos riesgos que pasan de lo aceptable. La motivación parece ser otra, pues de lo contrario Reino Unido no tendría razones para salir de la Comunidad. Es decir, al ser un mal negocio económico, solamente queda pensar que se quieren mantener aislados sin que entren más personas foráneas, a quienes sienten como una carga para la economía.

876875

2019-08-20T00:00:00-05:00

column

2019-08-20T00:00:02-05:00

jrincon_1275

none

Reino Unido

11

3002

3013

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

Responsabilidad

Foro

Perpetua

Liderazgo

Volvió