Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Reserva y vías; no urbanización

Vías sin sustracción y como parte de la Reserva Thomas van der Hammen (RTVDH) son posibles. Parto de la necesidad de apoyar y respetar no solo la estabilidad jurídica y la defensa de la gestión ciudadana que logró la existencia de la RTVDH, sino también su valor como patrimonio natural y espacio de uso público.

La discusión falla y se empantana cuando se centra en un dilema que a mi modo de ver es inexistente: reserva o sustracción, vías y casas. Tenemos que hacer compatibles calidad de vida, restauración y conectividad ecológica, recreación y uso público, con conectividad vial, en medio de la conurbación que hoy se da entre Bogotá y siete municipios vecinos (conurbación: poblaciones cercanas cuyo progresivo crecimiento las convierte en un continuo urbano).

Tenemos que descartar de plano la posibilidad de urbanizar toda o parte de la RTVDH. Estas 1.400 hectáreas son determinantes, como espacio natural público, para la calidad de vida; no para definir la oferta y demanda de suelo construible del Distrito Capital y su área de influencia.

Pongo sobre la mesa una propuesta que evita su fragmentación, partiendo de la no sustracción de parte alguna de la RTVDH. Una mejor conectividad vial para mejorar la calidad de vida de muchos bogotanos es indispensable. El deterioro en la calidad de vida se vive cuando tratamos de salir de la ciudad por su costado norte. El caos lo viven a diario los niños y jóvenes que se desplazan a sus colegios o universidades y miles de personas que diariamente atraviesan esta frontera para llegar a su trabajo.

Mi propuesta surge y se apoya en conversaciones dentro de la Fundación Cerros de Bogotá, de la cual formo parte, y en el artículo de Diana Wiesner “La ruralidad olvidada: Un caso para una gestión participativa en la Sabana de Bogotá”, publicado por The Nature of Cities (Julio 12/2016)

La conectividad vial es el principal argumento de la administración actual para buscar sustraer parte de la RTVDH. La realidad que invalida esta propuesta es que en muchos parques del mundo hay vías-parques que funcionan armónicamente con la conservación, restauración y manejo de reservas naturales y áreas verdes urbanas. En el caso de la RTVDH es viable definir la construcción de viaductos elevados tanto para movilidad de trenes como de automóviles, buses y camiones, y así descongestionar la salida norte de la capital.

Para definir la viabilidad o no de estos viaductos elevados deben considerarse múltiples factores, tanto ecológicos (conectividad entre los humedales de Torca y Guaymaral, protección del sistema hidrológico tanto de superficie como subterráneo para conservar la permeabilidad de los suelos, entre otros servicios ambientales) como sociales y económicos.

La importancia de la RTVDH es cada día mayor como espacio verde y de restauración de los ecosistemas y servicios ecosistémicos asociados. Más aún cuando está en medio de un tejido urbano donde la conurbación es un hecho que por la falta de planeación y manejo del territorio aumenta cada día.

La gestión de la Sabana de Bogotá exige la creación de una institucionalidad acorde con los principios del desarrollo territorial sostenible, algo que por ahora no existe.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Legislación ambiental, no referente ético

Ambiente medio para un clima caliente

El clima alerta a Estados Unidos

Cuencas, aguas y Plan de Desarrollo

Reformando las CAR