Por: Para serle franco

Restaurante El Ciervo y el Oso

Cocina local con creatividad, que enaltece diversos ingredientes típicos colombianos –desde el Caribe hasta el Amazonas– al colocarlos en deliciosa armonía con algún ingrediente representativo de la cocina japonesa, la coreana, la árabe, la francesa o la italiana. La carta aprecia y consiente por igual al visitante carnívoro que al visitante vegetariano.

Bienvenidos a la capital los sombreritos cucuteños rellenos de garbanzo con aderezo de ají de cebolla ocañera y pichaque –otro nombre del guacamole– de aguacate. Crocantes, deliciosos y no grasosos. Muchos afirman que este platillo tiene origen en la inmigración árabe en Cúcuta.

Los cubios a la piedra asados al carbón con queso costeño y migas de maicitos, en otras palabras unos pinchos de cubios grandes, arropados con salsa de queso costeño y servidos sobre un par de piedras calientes. Un aplauso para esta estupenda composición culinaria.

El Mar y Desierto guajiro, compuesto de quibbes de cordero con cuchuco de maíz caldoso de camarón guajiro, de destacar por contener una creación extraordinaria y gratamente sorprendente, la del cuchuco caldoso, honores al chef, pues este ingrediente ha sido siempre poco valorado y subutilizado en la cocina colombiana. Los quibbes, tiernos y blandos. Aunque muy bueno, este plato debería apellidarse diferente, pues no le pudimos encontrar la identidad desértica o el sabor guajiro del camarón.

El conejo broaster apanado en masa de maíz pintao con puré de zanahoria y miel de limonaria, formidable innovador y delicioso; un abanico de sabores del que gozarán muchos paladares diferentes.

Para la bebida hay que echarle un ojo a la gaseosa artesanal AMA que ofrecen allí, refrescante y estimulante, de tamarindo o corozo, una pequeña joyita.

Salí deseoso de visitar nuevamente El Ciervo y el Oso y probar platos con nombre cautivador como las gyosas japonesas de gallina encocada; la ensalada selvática de mango biche, guayaba verde, guatila y ají amazónico; los cachetes cartageneros de cerdo en salsa de posta negra; el ceviche de montaña a base de trucha y maíz añejo; el solomillo huilense con cremoso de insulso y el pollo ahumado acompañado del coreano kimchi y papitas criollas. Lo degustado en esta ocasión, sin duda es garantía de estos otros platos.

Evaluación del índice CLAP de calidad-local-atención-precio: MUY BUENO.Dirección: Carrera 10A Nº 69A-16 en Bogotá, teléfonos 8051277 y 322-2669792.Comentarios en: [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Para serle franco

Restaurante Il Tinello

Restaurante Gamberro

Restaurante Belgrado, comida serbia

Leo, de Colombia para el mundo

Gastro Bar Instinto, en Bogotá