Para Serle Franco

Restaurante Elvia, en Barichara

Noticias destacadas de Opinión

En la capital colombiana de los muros en tapia pisada, los chefs Natalia Velásquez y Rafael Buitrago ofrecen una cocina local creativa, saludable y estupenda, con recetas creadas por ellos mismos e ingredientes autóctonos muy frescos.

Atractivo diseño en su presentación, sabores y texturas, incluyendo en algunos platos flores comestibles de colores diversos y varias opciones vegetarianas buenísimas. Al nivel de los mejores restaurantes de cualquier ciudad de nuestro país.

Entrada de panecitos de maíz pelado y queso con crema de guayaba. Empanadas de mollejas y corazones de pollo. Empanadas de cuajada y chorizo para untarles mayonesa de hormigas y ají.

El curado de trucha en rodajitas delgadas acompañada de toronja, terrones de millo, rebanadas crocantes de yuca y kale. El pollo ahumado con miel picante, arroz cremoso con arvejas y yuca crocante.

Lomo de res con cremoso de papa, brócolis a las brasas, almendras y mojo de hierbas locales. Carne jugosa y de excelente color. El lomo a la cacerola con aguacate y bananos estofados. La costilla lacada de cerdo, con puré de papa criolla, ensalada de aguacate, hojas de verdolaga y jícama o pipilanga.

El postre de tres leches de maíz, macerado de frutas silvestres, polen y garrapiñado de nuez. Súper bonito y exótico. Aunque muchos imaginarían que esta palabra está relacionada con garras o con rapiña, el garrapiñado es una técnica para caramelizar frutos secos. El postre Elvia, con queso y caramelo de suero de leche, helado de panderito, espuma de miel y limón, para los amantes del dulce.

Buena puesta en la mesa, con platos grandes de cerámica de colores diferentes, combinados con piezas irregulares, totumas y tiestos. Hacen magia para conseguir buenos proveedores de ingredientes en un pueblo retirado de las capitales y en una región árida. Buen servicio a la mesa, pero no se debe esperar la misma velocidad exigida en un restaurante de capital.

Un gran aplauso por este emprendimiento de restaurante rural, en uno de los pueblos mas hermosos de Colombia, con una cocina de alta categoría e ingredientes autóctonos ignorados como el millo, el polen, la jícama, la verdolaga, etc. Es un gratísimo deber apoyar estas iniciativas, para conservarlas como parte de nuestro patrimonio gastronómico.

Evaluación del índice CLAP (calidad, local, atención y precio): muy bueno.

Dirección: carrera 10 n.° 5-99 en Barichara, Santander. Teléfono 321 9903 975.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.