Rurales en rifa

Por medio de su periódico quisiera hacer públicas las inconsistencias que se han estado presentando desde 2009 en el sistema de salud colombiano.

Al parecer el ministro y secretario de Salud no han podido tomar una decisión correcta ni definitiva con respecto a la cantidad de jóvenes que se están graduando cada seis meses y la cantidad de “rurales” disponibles para cada uno de los graduantes.

En diciembre de 2009 decidieron sacar una especie de “resolución” en la que aprobaban la “rifa” de los certificados a una cierta cantidad de jóvenes recién egresados. Esta “rifa” les dio la oportunidad de no hacer el rural. En enero de 2010 decidieron aprobar el “rural” por 6 meses para todos aquellos que lo iniciaran en diciembre 2009 o enero 2010, para unos meses más tarde cambiar esta decisión a: “obligatorio 12 meses” para aquellos que iniciaran el rural en mayo.

Estos cambios no están basados en el bienestar ni en el respeto por el ciudadano colombiano, o el respeto a estos jóvenes profesionales que quieren servir al prójimo. Están basados en “política” y tienen que ver con el cambio de mandato en el país. Ya se comienza a escuchar “en Colombia sortean los certificados médicos”, ya que en estos sorteos entraron “médicos” de países como Cuba.

Entiendo que la Asociación Colombiana de Medicina presentó una carta en desacuerdo a estas medidas, pero en eso quedo el asunto. Me gustaría lo investigaran a fondo y hubiera más gente que opine y hable en beneficio de todos los colombianos. ¿Cómo es posible que un porcentaje se “gane” el certificado, otro porcentaje lo consiga en 6 meses y el último en 12 meses?

 Mariana Pinto. Bogotá.

Preguntas inoportunas

Después de la cumbre entre los presidentes de Colombia y Venezuela hubo un periodista, a mi modo de ver desubicado, que le hizo al presidente Chávez dos preguntas fuera de tono, por demás irrespetuosas, en desacuerdo con la situación ya alcanzada por los dos mandatarios. La primera, “que si no recordaba cuando ordenó un minuto de silencio por la muerte de Raúl Reyes” y, la segunda, “que si no recordaba cuando declaró que les reconocía a las Farc estatus beligerante”. A pesar de que el Presidente eludía responder, el periodista, cuyo nombre no quiero acordarme, le insistía de manera descortés en la pregunta una y otra vez. En mi opinión esto no conduciría sino a deteriorar lo ya logrado con mucho esfuerzo por nuestro Presidente. ¿Cómo se le ocurre hacer esas preguntas si ya estaba todo arreglado entre los dos presidentes? No hay nada que justifique esta “burrada”; eso no lo hace sino un ignorante que desconoce la función social de la prensa y lo delicado de su función.

 Fabio Ribero. Socorro.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna