Por: Harry Sasson

Sabor mediterráneo

Se le suele llamar tahíne a esa maravillosa y untuosa crema de garbanzos, pero en realidad el tahíne es la pasta de ajonjolí puro, molido y sin tostar, que solo resulta bastante amargo pero al combinarse con puré de garbanzos o de berenjena hace que los sabores surjan de una manera fenomenal.

La crema de tahíne, por su parte, resulta de mezclar la pasta de tahíne con un poco de agua fría, si se quiere más espesa, o tibia, para lograr una consistencia más ligera, y agregando también jugo de limón, aceite de oliva y sal. Esta crema es una preparación común en las cocinas de Israel, Turquía y Grecia, y según el país puede ser más o menos densa. Recuerdo, de hecho, los sánduches con crema de tahíne que comí en las calles de Jerusalén y que me dejaron un maravilloso recuerdo de este sabor inconfundible de las cocinas mediterráneas. Como homenaje, quiero proponerles esta semana una preparación fácil y riquísima en la que pondremos a punto la crema de tahíne acompañando unas berenjenas y unos trocitos de carne, que bien puede ser de cordero o de res.

Berenjenas con cordero y crema de tahine

Preparación

Para la crema de tahíne, licúe la pasta de ajonjolí con el jugo de limón y vierta lentamente el aceite de oliva y el agua fría alternándolos, hasta emulsionar. Sazone con sal y pimienta negra. Aparte sazone la carne y las berenjenas con sal, la pimienta negra, la pimienta dulce, la canela, el ajo, las gotas de limón y el aceite de oliva, y ase en una sartén o una plancha. Para servir, esparza una capa de crema de tahíne sobre el plato y acomode encima la carne y la berenjena. Decore con un chorrito de aceite de oliva, pistachos tostados y hierbabuena picada, y acompañe con pan árabe fresco.

Ingredientes (para dos personas)

2 berenjenas cortadas en cubos
600 gramos de lomo de cordero o de res cortado en cubos
1/2 cucharadita de pimienta dulce
1/2 cucharadita de pimienta negra partida
1/2 cucharadita de canela en polvo
1 ajo machacado
Gotas de jugo de limón
Sal
Para la crema de tahíne
3 cucharadas de pasta de ajonjolí
Jugo de 1 a 2 limones
1/2 taza de agua fría
1/4 de taza de aceite de oliva
Sal y pimienta negra
Para decorar
2 cucharadas de hierbabuena picada

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

Cereal para Supermán

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá