Por: María Claudia García

“Salude bien, mijo”

¿Les resuena esa frase que escuchamos muchas veces cuando éramos niños? “Salude, mijo, a su tía”, “salude al sr. Martínez”, “salude a …”.  Muchos de nuestros padres y abuelos solían repetirlo cada vez que nos encontrábamos con alguien. Era una demostración de amabilidad y cortesía, pero sobre todo de buenos modales.

Deberíamos continuar ese legado, que tan aburrido nos parecía en su momento, a nuestros hijos y a esos millennials que nos encontramos en la calle y se me mueren de pereza de saludarnos.

El saludo es el primer contacto que tenemos al conocer a una persona en esos primeros instantes, según estudios en diferentes universidades del mundo que demuestran que tenemos aproximadamente entre los primeros 13 y 18 segundos para causar una impresión ya sea positiva o negativa en el cerebro de nuestro interlocutor.

En esa primera conexión con el otro usted transmite quién es mediante una fotografía mental que él le hace y define inconscientemente si vale la pena compartir tiempo o no con usted, hacer negocios o sencillamente si es recordado de manera agradable. 

Mirar a los ojos, sonreír, dar la mano de manera segura sin que sea un apretón de terminator o extenderla como si fueras la princesa de Gales. Tener una buena postura y mostrar cortesía son parte fundamental de esa primera impresión ganadora. Pero para mi lo más importante es interesarnos genuinamente por el otro, por saber quién es, sentir su energía y conectarse con ella.

Ese instante en el que te encuentras con alguien en el ascensor, te cruzas con un extraño en la calle, con el cajero del banco o la persona encargada de seguridad en el edificio, son personas  que muchas veces por llevar nuestra mente tan ocupada con nuestros quehaceres y problemas diarios no vemos, pueden pasar desadvertidos, pasar por invisibles. A ellos les puedes cambiar el día y por ende cambiártelo a ti mismo con un simple saludo, que no nos cuesta nada, pero nos cuesta todo hacerlo.

Dedicar ese corto tiempo en el que conoces a alguien a ponerle toda tu atención y transmitir lo mejor que tienes hará que veas resultados sorprendentes en el transcurrir de tus días y en tipo de relación que formes con las personas en el ámbito laboral y social.

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Claudia García

Un líder con propósito

Cuando admires algo en otro, díselo

La falsa concepción de la mujer empoderada

El amor eres tú

Mujeres que apoyan mujeres