Por: Luis Fernando Montoya

Salven al Quindío

“El hombre se descubre cuando se mide contra un obstáculo”: Antoine de Saint-Exupéry.

El Deportes Quindío atraviesa una difícil situación en lo administrativo, en lo financiero, en sus “dolientes” y en lo deportivo. Afortunadamente consiguió su segundo triunfo, ganándole en su patio al Tolima.

No es lo que sabemos sino lo que hacemos lo que cuenta. Vivir es hacer. Los equipos fracasan no porque quieran hacerlo, sino porque no saben cómo tener éxito. El é xito de cualquier equipo dependerá de las capacidades individuales de sus miembros, de cómo logre resolver sus propios problemas y regular, reforzar y perpetuar las interacciones del equipo. Sólo se tiene éxito cuando se hace lo indicado, en el momento oportuno.

El conjunto cafetero ya sabe qué es descender de categoría y las consecuencias afectivas para sus seguidores y económicas para la institución y las personas que viven de las ventas, así como lo complicado que es volver a ascender de categoría. Si no, miremos los casos del Unión Magdalena, Cortuluá, Bucaramanga y el América, entre otros.

Algunas recomendaciones para superar el mal momento:

1. Estructura: es fundamental el cambio de estructura del conjunto cafetero, su estilo gerencial, la forma como se ha venido manejando, tener un plan estratégico de trabajo, pensando en darle una verdadera identidad a la institución.

2. Involucrar: es necesario que las fuerzas vivas de la ciudad, públicas y privadas, se vinculen de una manera directa en el manejo del equipo, dialogando y trabajando con la administración actual para que esto pueda generar mayor sentido de pertenencia del pueblo quindiano.

3. Jugadores: a pesar del momento difícil por el que están pasando deportivamente, han mostrado que tienen condiciones para realizar una mejor campaña y la convicción de que están representando a una gran ciudad y a una querida afición que por muchos años viene acompañando y siguiendo a su amado equipo.

El técnico actual (encargado) ha mostrado disponibilidad y compromiso totales siempre que lo han requerido para dirigir, pero requiere de varias condiciones óptimas para que su labor sea eficaz.

Un llamado para que todas las personas e instituciones que sienten profundamente al equipo cafetero unan fuerzas para sacarlo adelante.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya