Por: Luis Fernando Montoya

Santa Fe, misión cumplida

"Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos": Dalai Lama.

La Liga Postobón I coronó campeón al Independiente Santa Fe, que luchó incansablemente durante 37 años para conseguir su séptima estrella, celebrada con mucha alegría por su gran afición en Bogotá y en todo el país.

La principal función del pensamiento es la adaptación, es decir, “pensando” intentamos resolver satisfactoriamente los problemas que nos plantean las distintas situaciones a las que nos enfrentamos en la vida. El pensamiento no es un proceso intelectual aislado, sino que se desarrolla en interacción con otros procesos, tanto intelectuales (memoria, lenguaje) como psicológicos (motivacionales, actitudes), fisiológicos (todos los que de alguna manera afectan al sistema nervioso) y sociales (relaciones interpersonales).

Los dos partidos de la final frente a un buen conjunto como el Pasto, el equipo cardenal tuvo que jugarlos con alta intensidad, entrega y convicción para conseguir el título.

Varios factores que influyeron para que el equipo capitalino consiguiera el título:

1. Directivos: al frente del grupo directivo está César Pastrana, que hizo un gran esfuerzo económico por conformar un equipo competitivo, apoyar y respaldar a un técnico de la casa, fortalecer un proyecto deportivo serio, metódico, y al final conseguir el objetivo.

2. Cuerpo técnico: el profesor Wilson Gutiérrez es una persona seria, prudente, joven, supo manejar los momentos difíciles, es conocedor de su oficio, está rodeado de otro grupo de profesionales que lograron darle una identidad futbolística al conjunto, los jugadores le creyeron y la afición los respaldó.

3. Nómina: un grupo de jugadores solidarios, amigos, espiritualmente fuertes, convencidos de sus aptitudes y con actitud luchadora para triunfar. La buena combinación de jugadores de experiencia con jóvenes hizo que en el campo se viera un equipo equilibrado. Para destacar: Camilo Vargas, Julián Jiménez, Germán Centurión y Luis Carlos Arias, y una mención especial por su liderazgo a Gerardo Bedoya, y a Ómar Pérez, por su talento.

4. Afición: disfrutaron merecidamente el título, apoyaron permanentemente y mostraron su cultura y jerarquía durante la celebración.

El camino continúa y su próximo objetivo debe ser la Copa Libertadores 2013. Felicitaciones para los directivos, el cuerpo técnico, los jugadores, empleados y aficionados por la séptima estrella.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Ayudarlos

Los mejores

El liderato del Once Caldas

Balance colombiano

Colombia, adelante