Por: Luis Fernando Montoya

Santa Fe, a superar el mal comienzo

“En la lucha hay que entrar dispuesto a todo, incluso a la derrota y el fracaso”: Ortega y Gasset.

En lo que va del primer torneo del fútbol colombiano, Santa Fe, un equipo histórico e importante de nuestro país, que aún no ha encontrado el camino que lo lleve a estar en los primeros lugares de la tabla de posiciones.

La persona impulsiva tiende a descargar de modo inmediato sus sentimientos y conflictos, en tanto que la que posee dominio de sí tiende, por el contrario, a contener sus emociones ya controladas en su entorno, revelándolas tan sólo en ciertas condiciones; además, el impulsivo se ve impedido a actuar y a desahogar en la acción y en la palabra su propia tensión cuando le cuesta tolerarla.

El año pasado los cardenales lograron el título de la Copa Postobón y el cupo a la Copa Suramericana para este año. Creo que es un logro muy importante, porque el equipo vuelve a un torneo internacional para que los jugadores sean observados y las posibilidades de nuevos contratos para jugar en el exterior.

En el torneo local por momentos han mostrado buen fútbol, equilibrio entre sus líneas y buen manejo del balón, pero les ha costado tener una regularidad a sus jugadores en su nivel futbolístico.

Es bueno tener presente que Independiente Santa Fe es un conjunto que tiene al día a sus jugadores en la parte salarial, en su seguridad social y seguramente con la llegada a la presidencia de César Pastrana se reorientarán algunos aspectos.

¿Qué hacer?

1. Continuidad al técnico: el profesor Germán Basílico González, hombre de la casa, debe terminar este torneo, brindarle todo el apoyo para que saque adelante al equipo y logre ponerlo en los primeros lugares del campeonato.

2. Fortaleza mental: los jugadores necesitan recuperar la confianza en sí mismos y trabajar con la convicción de que son capaces de lograr los objetivos propuestos.

3. Deportivo: los protagonistas del espectáculo, los futbolistas tanto a nivel personal como colectivo, deben trabajar fuerte para recuperar el buen nivel futbolístico que en su momento han mostrado. Los jugadores de mayor experiencia como Agustín Julio, Yulián Anchico, Ómar Pérez,  Germán Centurión, Juan Carlos Quintero, entre otros, junto con los jóvenes deben asumir el verdadero papel de líderes para salir del momento difícil por el que se está pasando. Se necesita mucha paciencia para no dejar al equipo con menos hombres en el terreno de juego, como es el caso del chileno Julio Gutiérrez. Es un gran jugador y el equipo lo necesita. También deben utilizar otras variantes en la nómina y en particular en la zona ofensiva.

El equipo capitalino tiene nombre y hombres para salir de este momento difícil y su afición, que ha sido tan generosa con el conjunto, debe continuar apoyándolo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

River alzó la Copa

Final a la distancia

Hay futuro

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita