Santos y Orwell

En una entrevista publicada el jueves en El Espectador, el candidato Santos (Juan Manuel) afirma que los “falsos positivos” en Colombia vienen desde 1984.

¿Por qué ese año? En la entrevista no da detalles, pero en 1984 mataron al ministro Lara Bonilla y se dialogaba con las guerrillas en Uribe, Meta.

La génesis de las ejecuciones extrajudiciales, mal llamadas “falsos positivos”, habría que situarlas en la época de la Violencia, con la policía “chulavita” —conservadora— de Ospina Pérez y Laureano Gómez y con el temible SIC —antecesor directo del DAS— (ver el libro de María Victoria Uribe, Antropología de la inhumanidad).

¿Santos se habrá referido más bien a 1985 y a la actuación de los militares en el Palacio de Justicia? ¿Habrá querido citar otros años, llenos de masacres de paramilitares, con el apoyo o la complicidad pasiva de muchos militares?

En verdad, en verdad os digo, como se habla en la Biblia (por estar en época de cuaresma y retiros espirituales), que es cierto que los falsos positivos no empezaron con el gobierno Uribe, y con Santos como Ministro de Defensa, pero es innegable que la política de incentivos y recompensas de este gobierno creó el escenario perfecto para que se hicieran aún más macabras y en cadena las ejecuciones extrajudiciales.

¿1984? Es inevitable no pensar en el libro de Georges Orwell, 1984. Allí el “Gran Hermano” controlador destruye cualquier espacio de libertad e intimidad. Ahora que Santos anuncia irse a un retiro “espiritual” en plena campaña, no le caería mal leer a Orwell. No sólo 1984, sino también Homenaje a Cataluña y sobre todo, ya que se va de vacaciones, La granja de los animales. Hay que recordar que los libros de Orwell, aunque suelen ser citados a la ligera como una denuncia contra “totalitarismos” de izquierda y derecha, no dejan de ser testimonios de un escritor, ante todo, socialista.

 Pedro Escudriñez. Pisba.

Leche sin subsidio

En la entrevista al ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, publicada el pasado miércoles 17 de marzo, sin intención alguna se escribió que la Unión Europea se comprometía a no enviar productos lácteos sin subsidio dentro de la negociación que adelanta con Colombia para sellar un acuerdo comercial. En realidad, el Viejo Continente prometió enviar 4.000 toneladas de quesos, leche en polvo, lácteos y lactosueros sin subsidio alguno.

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna