Por: Carolina Botero Cabrera

¿Se abusa de PUMA?

Pedro Cuadros es suboficial de la policía antinarcóticos y tiene una opinión crítica y pública sobre la política laboral de su institución: cree que no está cumpliendo con los plazos legales para la pensión de jubilación. ¿Acaso su crítica justifica la vigilancia estatal?

En febrero, RCN difundió un video que se encontraba en Internet en el que, en una audiencia con sus superiores, Cuadros se quejaba porque muchos policías que han servido durante más de 25 años todavía no tienen pensión. Poco después, el mismo noticiero informó que la difusión del video supuso para Cuadros una investigación disciplinaria. Dijo que se sentía vigilado por la Dipol, que le anunciaron un traslado, e incluso que temía por su vida.

Pero eso no es todo. Cuadros también manifestó su inconformidad en redes sociales y recientemente, dijo a Noticias Uno que la policía usa en su contra la plataforma tecnológica de inteligencia PUMA para “monitorear abusivamente” su actividad en línea. Sugiere que hackearon un grupo cerrado de Facebook en donde los uniformados comparten, incluso, caricaturas del General Palomino.

El objetivo de la vigilancia estatal es apoyar investigaciones penales y recopilar, analizar y difundir información para proteger la seguridad nacional (actividades de inteligencia y contrainteligencia). Solamente eso justifica que se restrinjan derechos fundamentales de la ciudadanía. Sabemos que la regulación colombiana de vigilancia se raja en derechos humanos, sin embargo, existe. Para que la vigilancia sea legítima debe, entre otras cosas, ajustarse a parámetros legales y a criterios como necesidad y proporcionalidad.

Si lo que dice Cuadros es cierto, ¿puede la policía justificar necesidad y proporcionalidad de esa vigilancia por criticar y tener un proceso disciplinario que sería incluso cuestionable?, ¿tiene autorización de fiscalía o lo hace como ‘monitoreo del espectro’?, ¿se usa PUMA para esto?.

Finalmente el problema es quedarnos en lo escandaloso de los casos que terminan normalizando las “chuzadas” sin evaluar su legalidad. Valoro que se diga en la noticia que Cuadros denunciará. Si hay abusos o usos ilegítimos de la capacidad de vigilancia que violen su intimidad y/o su derecho a tener una opinión y a expresarla sin ser vigilado, la fiscalía y los jueces evaluarán si la ley garantiza derechos y evita abusos.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

¡Cuidado con el voto electrónico!