Por: Felipe Zuleta Lleras

Se atornilló José Obdulio

NO SORPRENDE EL pronunciamiento de 63 congresistas norteamericanos, tanto demócratas como republicanos, en contra del alto consejero presidencial doctor José Obdulio Gaviria, quien hasta ahora había logrado pasar relativamente de agache en los círculos internacionales que juiciosamente vigilan todo lo que pasa en el país.

Aun cuando los congresistas han utilizado como excusa para atacar al doctor Gaviria sus declaraciones desacertadas en el sentido de que la marcha contra los paramilitares y en rechazo a las masacres fueron organizadas por las Farc, lo cierto es que el mensaje y las consecuencias del mismo van dirigidos al presidente Uribe.

Se trata, según lo he podido confirmar con algunos staffers de congresistas republicanos, de hacerle entender al presidente Uribe que a la clase dirigente gringa le parece inadmisible que mientras el gobierno americano envía ayuda para acabar con el narcotráfico, el primo hermano del narcotraficante más buscado y peligroso del mundo es quien cogobierna en Colombia.

A quienes hemos venido insistiendo en la inconveniencia de tener al doctor Gaviria en palacio, nos han llovido toda clase de improperios y amenazas, pues quienes apoyan al asesor sostienen que él no puede ser discriminado o juzgado por ser primo de Pablo Escobar. En eso estoy totalmente de acuerdo, pues nadie puede responder por los crímenes de sus familiares, aun cuando el tema de fondo es que el alto consejero es, en sí, una persona peligrosa para el país, el Gobierno y para los opositores.

Una de las pruebas de eso es la lápida que el doctor Gaviria le puso al periodista Iván Cepeda, al haberlo acusado de estar aliado con las Farc.

Y con esa misma ligereza el alto consejero opina sobre absolutamente todo cuanto acontece e interviene en la designación de funcionarios. Tan sólo la semana pasada trató de meter una ficha en la Comisión de Televisión para quedarse conjuntamente con el cuestionado amigo del Gobierno, ciudadano Juan Gonzalo Ángel, de otro puesto en la Comisión para así autoadjudicarse el tercer canal.

Si el señor Presidente de la República sigue protegiendo al doctor Gaviria, hará enfurecer más a los congresistas americanos de cuya suerte depende la aprobación o no del TLC.

Me resisto a creer que el Presidente ponga en riesgo asuntos tan delicados para el país y aparentemente importantes para la economía nacional por el prurito de sostener a como dé lugar al alto consejero Gaviria, quien se atornilla cada vez más a su silla en palacio.

El doctor José Obdulio es al lado de la secretaria privada Alicia Arango las únicas personas que le están hablando al oído al Presidente de la República. ¡Y se nota!

~~~

Notícula. Ya le responderemos al hotel Irotama la carta de reclamo que enviaron a raíz de mi columna de hace 15 días. ¡Bravo porque te comes mis gallinas! Dice el adagio popular.

felipezuleta.blogspot.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Estudien, vagos

La legalización de la marihuana

Corrupción en la agenda

Populismo barato

Transmilenio por la séptima