¿Aislamiento inteligente o prolongar la cuarentena?: Iván Duque responde

hace 1 día
Por: Lisandro Duque Naranjo
Lo divino y lo humano

Se le tiene

Desde el primer cacerolazo, el Gobierno se sacó de la manga unas “conversaciones” dilatorias para pasmar la oleada callejera que se puso en marcha desde el 21 de noviembre. Pero esta comenzó a crecer hasta volverse inextinguible y hoy lunes cumple 32 días. Aunque en palacio les aterra lo multitudinario de todo esto, pensaban que por provenir de colectivos tan heterogéneos los liderazgos se atomizarían, lo que le restaría cohesión al conjunto: que indígenas por aquí, mujeres por allá, estudiantes regados por todas partes, artistas por acullá y proletariado sindical en las plazas memoriosas. Que a esa “turba” no la juntaba nadie y que apenas empezara el vapor de la natilla y el “jo, jo, jo” de Papá Noel, volveríamos a la resignación clásica. Pues calcularon mal la caducidad de la indignación, y los contestatarios ahora consideran holgado el tiempo de negociación que hace un mes era excesivo. Y ahora viene el 24, el 31 y hasta el Día de Reyes, y si el Gobierno quiere, le encimamos también el Domingo de Ramos.

El problema era unir esas piezas disímiles que podían irse cada cual por su lado en este mes de distracciones. Pero se aliaron, y todos los jóvenes, gremios, etnias, artistas, parches, diversidades, ciudadanías nuevas, mejor dicho, los que recién descubrieron las calles codo a codo, nombraron sus representantes en el Comité de Paro. Hay cupo todavía. Como los “conversadores” necesitaban que la charla se extendiera hasta el infinito, o hasta que naciera el niño, para quemar tiempo, pidieron “precisar” más los términos del documento, y obvio que los 13 puntos del principio se volvieron 104, que no son más que derivaciones inevitables del pliego fundador, urgencias que pueden diferirse porque de momento tampoco vamos por todo. Y que se calme esa alharaca de los medios fletados.

Respecto a exigencias impostergables de la marejada humana, por ejemplo, el tema de las pensiones —que es un asunto mundial que inflama las calles de Francia, Chile y las de aquí—, el de la reforma tributaria, la del desmonte del Esmad y la del respeto al Acuerdo de Paz, deben ser inamovibles. Y justo frente a eso el presidente improvisa respuestas desesperadas: esta semana hizo un show de democracia compasiva y llenó el palacio de ancianos pobres y sin pensión para ofrecerles $80.000 cada dos meses. Qué miseria. El Centro Democrático (CD) en el Congreso metió hasta la empuñadura su reforma tributaria, y no fue propiamente un agente del foro de São Paulo, David Barguil, quien abandonó la sesión en protesta por los subsidios que la reforma tributaria les concedió a las farmacéuticas para consolarlas por los controles en las tarifas de algunos medicamentos. Hasta a ellos mismos les da pena.

En cuanto al Esmad, lo incrementó en 34.000 efectivos, con psiquiatras de compañía para seguir el consejo de Mockus. Los hubieran usado para ahorrarnos los falsos positivos de Dabeiba y de Ocaña.

Pero ya se les torció la hermana y la mamá de Dilan, intimidadas para que guardaran silencio. Por una casita. Táctica obscena ya ensayada por el fiscal aquel, con la viuda e hija de los envenenados Pizano, padre e hijo. Pero los muertos acosan, y la hermana y madre del mártir de estas jornadas no aceptan ahora que el victimario sea “juzgado” por un tribunal militar. Tampoco, tampoco. Y para concluir, fue bautizado como Dilan el hijo de Dimar Torres. El país es otro.

896996

2019-12-23T00:00:14-05:00

column

2019-12-23T00:34:15-05:00

[email protected]

none

Se le tiene

11

3519

3530

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lisandro Duque Naranjo

Llegó la peste

El coronavirus

Pobrecita Fedegán

¿Cuándo empezó la vulgaridad?

El personaje