Por: Luis Carvajal Basto

¿Se repite la ola verde?

En la encuesta de Invamer Fajardo les gana a todos, pero la pregunta central, para un análisis, no trata de quien va punteando en las encuestas sino quienes pasaran a segunda vuelta. La siguiente pregunta es si se desinflará, o no,  como le ocurrió a Mockus con la  Ola Verde.

Vale ahora recordar que Antanas Mockus alcanzó, en la elección de 2010, un 40% en la intención de voto en la primera vuelta, con el voto fraccionado entre los, entonces, seis candidatos más notorios. Para la segunda logró llegar al 53% en varias encuestas. Sin embargo en elecciones apenas logró 22% en la primera y 28% en la segunda. ¿Pasará lo mismo  con Fajardo?

El creciente respaldo en la opinión, sin que apenas se conozcan sus propuestas, indica que Fajardo se está convirtiendo en un referente, en el imaginario popular, de las emociones y sentimientos de gran parte de la ciudadanía que rechaza los últimos escándalos de corrupción. Su crecimiento en las encuestas es inversamente proporcional a ellos. De Mayo a septiembre duplicó su intención de voto.

Yendo al detalle, se revela que Fajardo “conquistó” el voto de opinión en Bogotá, donde le gana a Petro y casi triplica a Vargas Lleras; arrasa en el centro del país y la zona cafetera y sus asignaturas pendientes son la Costa y el voto rural. Aun así gana en todos los escenarios y lo haría en una elección general.

Si las elecciones fueran hoy Fajardo (27.7%) y Petro(17.5%) pasarían a segunda vuelta, pero para eso falta tiempo y acontecimientos políticos por suceder.

La encuesta hace un análisis de escenarios y  posibilidades de eventuales alianzas. De acuerdo con ellas Fajardo ganaría la consulta de los verdes y cualquier otra, sobrepasando a candidatos como Clara López, Juan Manuel Galán y De la Calle. Si este último fuera escogido como candidato Liberal y en marzo se realizara otra consulta con los verdes para buscar un candidato único, también perdería con Fajardo, pero esa consulta coincidiría con las parlamentarias, vale recordar, máximo escenario de nuestra política real y sus organizaciones.

En esta encuesta, como en otras,  se confirma  que  Iván Duque, en el entorno del ex presidente Uribe, es el más popular pero Martha Lucia Ramírez, no tan cercana, sería su carta más fuerte. En una eventual segunda vuelta también perdería con Fajardo pero le ganaría a Petro o Vargas Lleras.

Por los lados de Petro, cayó un 29% en la intención de voto desde marzo, al pasar de 14.2 % a 10.4%.Pero la novedad con Petro no es su caída en las encuestas; es un adefesio convertido en  Ley con profundas implicaciones que le afecta.

Siguiendo las reglas no escritas  de la política, el congreso aprobó recientemente  una Ley  cuyas consecuencias han pasado inadvertidas, la 1864 del  17 de agosto pasado, que  saca a Petro del juego en una maniobra lamentable para la democracia, aun para quienes no hemos estado de acuerdo con su populismo y  sus posturas políticas. Dice la Ley: “Artículo 5. Adiciónese el artículo 389A a la Ley 599 de 2000, el cual quedará así: Artículo 389A. Elección ilícita de candidatos. El que sea elegido para un cargo de  elección popular estando inhabilitado para desempeñarlo por decisión judicial, disciplinaria o fiscal incurrirá en prisión de cuatro (4) a nueve (9) años  multa de doscientos (200) a ochocientos (800) salarios mínimos legales mensuales vigentes.”  

Se trata, claramente, de  un artículo anti Petro, pudiendo convertirse en uno anti Fajardo o anti cualquiera que hubiese desempeñado un cargo público. Mal; mucho peor, cambiar las reglas antecitos de elecciones. ¿Cuáles serán sus consecuencias políticas? ¿Cómo reaccionará la opinión ante semejante maniobra? ¿Alguien contará quien fue su promotor?

Así las cosas nos encontramos ante un fenómeno electoral indiscutible que, sin embargo, tiene antecedentes en el auge y caída de la ola Verde. Fajardo debe tener aprendida una lección, pues fue vicepresidente de Mockus en 2010: en Colombia el voto de opinión no es suficiente y necesitará respaldo de la política real, vale decir los políticos de oficio, si no quiere repetir la historia.

@herejesyluis

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carvajal Basto

“Habló” el líder de la oposición

Viaje, sin retorno, hacia el pasado

Presidente: es la corrupción

Magia y mafia en nuestro futbol

Duque: el desafío de la corrupción