Sentido común, por favor, en el día sin IVA

Noticias destacadas de Editorial

Llegamos al tercer día sin IVA, pero lo más importante es que los colombianos demuestren que hemos aprendido de los errores del pasado. Desde las agremiaciones comerciales y los gobiernos nacional y local se hicieron todos los ajustes para evitar aglomeraciones, así como fomentar los tipos de compras que no pongan a las personas en riesgo. Ahora, es fundamental que quienes vayan a hacer uso del incentivo tributario del día de hoy no olviden que la pandemia sigue presente, los contagios van en aumento, las muertes por COVID-19 siguen ocurriendo a diario y nuestro sistema de salud se ha fortalecido, pero el riesgo permanece. Si todo sale según lo planeado, podremos ver un necesario impulso a la economía nacional sin ocasionar una tragedia de salud pública. Así debería ser.

El primer día sin IVA pasará a la historia como un fallo histórico para Colombia, tanto así que captó la atención de medios internacionales. No fue para menos. En medio del aislamiento obligatorio, con los sistemas de salud de las ciudades principales al borde de la crisis, vimos imágenes de almacenes repletos con personas que no estaban respetando el distanciamiento social y, por supuesto, sin garantías de bioseguridad. Aunque el Gobierno ha insistido en que los desórdenes solo se presentaron en unos cuantos casos, estos fueron suficientes para que los videos se hicieran virales. Fue un momento de disonancia cognitiva nacional: por un lado se hablaba (con verdad) de la severidad de la pandemia y por el otro se fomentaban comportamientos francamente riesgosos.

Por fortuna, no obstante, para los comercios y los gremios, el segundo día sin IVA mostró la manera de hacer un evento de este estilo sin ocasionar problemas. Haber pasado a internet la compra de, por ejemplo, electrodomésticos llevó a que no tantas personas salieran a las calles. Además, los establecimientos de comercio estuvieron mucho más preparados. El mensaje fue claro: la reactivación de la economía no puede ir en desmedro de la salud pública nacional. Aquel 3 de julio fue un día histórico para las ventas digitales, que alcanzaron los $320.000 millones.

Ahora la expectativa es que, pese a que el consumo de los colombianos está disminuido por obvias razones, el día sin IVA de hoy sirva para inyectarle fuerza a la economía. La Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) está esperando un aumento de ventas de entre 45 y 70 %. Su presidente, Jaime Alberto Carnal, dijo que “iniciativas como el pago anticipado de la prima y el apoyo a estas fechas que históricamente mueven el comercio en el último bimestre del año impactarán de manera positiva el bolsillo de los colombianos y la generación de nuevos puestos de trabajo”. El Gobierno, por su parte, está esperando un monto en ventas por $5,17 billones.

Nuestro llamado es a la prudencia. Sí, la economía nacional necesita revivir. Sí, es una excelente oportunidad para quienes desean adelantar compras navideñas. Pero la pandemia continúa y el riesgo está latente. En la medida de lo posible, deben aprovecharse las ventas por internet. Si es necesario ir a un establecimiento de comercio, hay que recordar: usar con juicio la máscara, respetar el distanciamiento social y lavarse las manos salva vidas. Literalmente: no podemos bajar la guardia.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Por favor, considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Comparte en redes: