Por: Luis Carvajal Basto

Será Fajardo vs. Ramírez

La encuesta de Invamer confirma que Fajardo, Petro, el de Uribe (Ramírez o Duque), De la Calle y Vargas Lleras conforman la lista corta  de quienes aún tienen reales posibilidades.

Faltando tres meses para  elecciones de Congreso, meta volante de las presidenciales, Fajardo, 18,7%, y Petro, 14,3%, pasarían a segunda vuelta. Así cierra la campaña en 2017. ¿Podrá cambiar  esa tendencia en unos meses?

Va a cambiar, al conocerse el candidato del uribismo y consolidarse las coaliciones. También, al producirse el hecho político más notorio antes de las presidenciales: la composición del Congreso en marzo y las apuestas de las maquinarias electorales en que tiene todas sus esperanzas un  Vargas Lleras que tiene perdida  la batalla en la opinión.

De entrada, la encuesta  “ahorra” consultas entre partidos y movimientos: Fajardo sería el candidato de los verdes y el Polo de Robledo, por ley de gravedad, mientras Marta Lucía Ramírez, la del Centro Democrático y un sector del conservatismo “resucitado”. La más reciente alianza en listas para Congreso muestra a  Petro con ventaja sobre Clara López. De la Calle, mientras tanto, alcanza el 9,1% en un pelotón intermedio que comparte con Vargas, reducido ahora al 12% hasta donde cayó desde el 21,5% que tenía en mayo.

Los números de la encuesta  otorgan una  enorme importancia relativa a lo que ocurra con la elección en Bogotá que será decisiva, como nunca antes, en el resultado general. Como están las cosas puede decirse que quien gane Bogotá ganará la Presidencia. En este momento  Petro, 26,1, y Fajardo, 20,3, sin Claudia López, 10,5%, ganan por demolición a un desaparecido Vargas Lleras, 4,3%, mientras De la Calle llega al 7,3%. A los de Uribe no les va mejor: Duque, 3,2%, y Ramírez,  5,7% muestran sus mejores cifras.

El estudio contiene datos útiles para proyectar tendencias: mientras el joven Iván Duque es el candidato predilecto de  quienes se consideran del Centro Democrático, 39%, el otro candidato con mayor  respaldo entre los simpatizantes de ese partido es, como en los otros, Fajardo con  25,7%. Ello no obedece a circunstancias ideológicas sino regionales y de imagen positiva: el profesor  Fajardo tiene, como ningún otro, respaldo en Antioquia y la región cafetera, donde con un  34,8% les gana a todos, convirtiéndose en el contradictor que le quita  más votantes al uribismo en su fortín. Su asignatura pendiente sigue siendo la región Caribe.

Se confirma que el mejor candidato del uribismo “puro” es Iván Duque: en competencia con Fajardo duplica a sus competidores  de su propio partido llegando hasta un 11% en una eventual primera vuelta. Igual perdería de lejos.

Si la segunda vuelta fuera hoy Fajardo les gana y, prácticamente duplica, a todos: a Petro, 64%- 29,5%; a Vargas Lleras, 61,9%-30,4%; a De la Calle, 65,8%-27,1%; siendo su contradictora más fuerte Marta Lucía Ramírez a quien ganaría también: 54,2%-39,5%. En este caso las razones son el sentido de pertenencia partidista o “ideológica”: mientras quienes se sienten del Centro Democrático, Cambio Radical y el conservatismo votarían mayoritariamente por Ramírez, por Fajardo lo harían, además de buena parte del Centro Democrático, mayoritariamente, quienes se sienten liberales, verdes, del Polo y la U. Con un arrollador 65,1%, Fajardo arrasaría entre quienes se consideran  independientes.

Faltando las parlamentarias y los juegos no tan limpios de nuestra política, de acuerdo con  encuestas, antecedentes y las más recientes elecciones, pasarían a segunda vuelta  “el de Uribe”, seguramente Ramírez aunque no sea tan de Uribe, y  Fajardo, quien le gana  lejos a Petro, De la Calle y Vargas Lleras. 

@herejesyluis

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carvajal Basto

Duque: viaje de 100 días hacia el centro

La corrupción, sin IVA

¿Por qué ganó Bolsonaro?

Los Increíbles