Por: Cartas de los lectores

Sí hay dinero para La Hortúa

El Hospital San Juan de Dios indiscutiblemente fue la cuna de la medicina en Colombia y de portentosos desarrollos científicos, pero, por un caso increíble de creer, fue cerrado hace 12 años y ahora son mucho más inverosímiles las apreciaciones de algunos funcionarios de los gobiernos nacional y departamental de Cundinamarca, en el sentido de que su reapertura es imposible por factores económicos o falta absoluta de dinero...

Resulta que por dinero sí es viable la reapertura del importante hospital de La Hortúa, con sólo atender lo estipulado en el testamento del filántropo J.J. Vargas, registrado en la Notaría 3ª de Bogotá, el día 25 de junio de 1937. En la referida escritura consta la donación de 2.200 fanegadas de terrenos privilegiados con un valor que hace seis años, durante debates en el Concejo de Bogotá, se estimaba en 10 billones de pesos que debían ser destinados al “sostenimiento a perpetuidad del Hospital San Juan de Dios”.

En los terrenos de la antigua hacienda El Salitre se han construido numerosas urbanizaciones, universidades, parques, el aeropuerto Eldorado, la Embajada de los Estados Unidos, la Fiscalía General de la Nación, la Gobernación de Cundinamarca, Corferias y la Terminal de Transportes de Bogotá.

Entonces, la Beneficencia de Cundinamarca, en calidad de administradora de esos terrenos, debe honrar la voluntad del donante, José Joaquín Vargas y, en consecuencia, proceder a trasladar al Hospital San Juan de Dios las multimillonarias cantidades de dinero producto de las ventas o negocios que hasta el momento se han realizado con esos extensos y valorizados terrenos y así se podrá realizar la reapertura de La Hortúa, el hospital bogotano con el que directa e indirectamente resultamos beneficiados la mayoría de los habitantes de Colombia y algunos ciudadanos extranjeros, hasta hace 12 años, cuando se ordenó su cierre...

Jorge Giraldo Acevedo. Santa Marta.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Se eligen gerentes de contratos

La “economía” del estudio en Colombia

Carta abierta