El Caminante

Porque la vida ya no es sagrada

Noticias destacadas de Opinión

No es suficiente con que la Constitución diga que la vida es sagrada, porque la Constitución es letra y nada más que letra. No es milagro. No es magia. No es suficiente con que por ahí, en algún colegio, un perdido profesor diga que la vida es sagrada, o que lo repitan unos cuantos artistas. No. Y mil veces no. No es suficiente con que en alguna reunión, con unos tragos de más, hayamos repetido que la vida es sagrada, y nos hayamos indignado porque cuando un candidato lo dijo, hubo quienes se burlaron de él por sus ingenuas teorías, llevados por los medios y nuestros opinadores, que siguiendo el juego de la política de masacrar al rival en lugar de debatir sus ideas y propuestas, lo sepultaron cuando era una amenaza para quienes se han repartido el poder desde los tiempos de los tiempos.

Como no es suficiente, y porque no es suficiente, por eso salimos a comprar televisores ante la menor oportunidad de una rebaja, y organizamos fiestas pues somos felices, los más felices del mundo, y nos vamos de paseo sin ninguna protección, pues la viveza es nuestra marca registrada, y volvemos la presencia de unos médicos, cubanos, nigerianos o japoneses, un asunto de guerras políticas, pues lo que importa no es lo que saben ni si curan y ayudan, si no de dónde provienen. Porque no es suficiente, linchamos a quien piense y opine distinto, matamos al oponente a las primeras de cambio y masacramos por sospecha de lo que sea a poblaciones enteras, de un lado y del otro. Al fin y al cabo, matar es más fácil que hablar, y contratar un sicario por sólo 500 mil pesos, más sencillo que tener argumentos.

Y no, no es suficiente. Por eso tenemos todos los récords de barbarie. Por eso ya vamos punteando en las listas de promedios de contagiados y muertes por coronavirus. Por eso las violaciones, los hornos crematorios, los infinitos índices de corrupción, las mafias de cuanta mafia pueda haber, el narcotráfico y la vejación por doquier, y un eterno reguero de etcéteras. Por eso, la fama con la que tenemos que cargar cuando salimos al extranjero, y la sonrisa del extranjero cuando ve que ante semejante realidad, los políticos y los dirigentes no hacen más que echarse la culpa de esto y de aquello, mientras el resto se lamenta por la leche derramada y pide y sigue pidiendo y exige y se divide en miles de bandos irreconciliables.

No, no es suficiente, y nunca lo será si no empezamos a entender que la vida es y debe ser sagrada, sin que importen los credos ni los colores, y que ese es el concepto básico de una sociedad, de una humanidad, y que para aprenderlo y aprehenderlo, solo basta con inculcárselo a los niños, con palabras, sí, con arte, mejor, y con ejemplo, mucho mejor. Y día a día y todos los días.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.