Por: Luis Carvajal Basto

Si las elecciones fueran hoy…

El presidente Sería reelegido, aunque tendría que ir a una segunda vuelta en que se abrirá un nuevo escenario, difícil de predecir. Será Santos, o Vargas Lleras, frente a Zuluaga.

Todo parece indicar que el presidente Santos terminó de deshojar su margarita y presentará nuevamente su candidatura. Las más recientes encuestas, correctamente realizadas por Gallup e IPSOS, muestran una recuperación de su imagen e intención de voto que probablemente confirmarán la decisión, un factor que se añadirá a su propósito de culminar con éxito el proceso de Paz iniciado con las FARC.

Sin embargo, en una segunda vuelta muchas cosas pueden suceder, como le ocurrió a Horacio Serpa en las elecciones de 1998 cuando gano la primera para después perder. Los actuales números del presidente en la intención de voto, (Gallup noviembre), 27% en primera vuelta, 39% en la segunda, garantizan esa segunda vuelta en la que su contendor sería el candidato Uribista, Oscar Zuluaga, quien enfrentado al presidente alcanzaría el 30%.Santos ha subido y el candidato Uribista, que ahora tiene rostro, también.

En la encuesta IPSOS, realizada en septiembre, se encuentran cifras similares entre quienes van a votar: Santos 40%, Candidato Uribista (F.Santos) 31%.Allí, Vargas Lleras duplica al mismo candidato, 33% vs 16%.

En la medición de Gallup se observa claramente que enfrentada a Vargas Lleras la candidatura Zuluaga se desinfla apenas en su inicio: solamente alcanzaría el 22.2% frente al 47.1 de Vargas Lleras. Esto quiere decir que una parte importante del voto de Zuluaga, casi 8%, se le “suma”, en la entrada, a Vargas Lleras.

Por otra parte, los llamados candidatos de izquierda, Clara López y Antonio Navarro, perderían hoy en cualquier escenario con Santos o Vargas Lleras cediendo la opción para segunda vuelta al candidato Zuluaga.

Si el presidente presenta su candidatura, Vargas Lleras, con un importante sector de opinión en su favor, no será candidato por lealtad, un factor poco común en política, y además porque perdería sus posibilidades dentro de la coalición, dada la férrea oposición que ha conseguido por parte de sectores del oficialismo Liberal, convirtiéndose ese en otro elemento para la decisión reeleccionista.

Entre los factores que van a alterar este panorama que hoy muestran las encuestas se encuentran las variaciones en el proceso de Paz, incluida la actitud de la guerrilla que sigue desgastándose y con ella al proceso en su valor político; la posición que asuman los perdedores de la primera vuelta; el rumbo que tome el oficialismo Conservador y el destino de los que ahora manifiestan que votarán en blanco, una importante cifra cercana al 30% que seguramente se comenzará a desvanecer en la medida que la campaña tome fuerza.

Dentro de estos factores el que más peso tendrá será el de la Paz aunque en todas las encuestas la guerrilla aparezca con cifras inferiores al 10% como problema que preocupa a los colombianos, superada por otros como desempleo (25.2%) y Salud (17.4). No deja de ser una paradoja que cuando el país ha podido sostener unas cifras de desempleo inferiores al 10%, las mejores en mucho tiempo, este sea el principal problema que identifican los colombianos, tanto como que las elecciones se decidan por el proceso de dialogo con una guerrilla que ya no es considerada como el principal problema del país. Puede no hacer sentido pero es así.

Ello nos lleva a considerar la menor importancia que tendrá en las elecciones la racionalidad del voto confrontada con los factores que se refieren al proceso de percepción y el peso que adquieren, por ejemplo, el sentimiento de partido (Diferente a la filiación o a la representación en el Congreso); emociones; estereotipos que se adjudican a los candidatos y sentimientos que despiertan. Acerca de todos ellos deben haber informado al presidente sus asesores, nacionales y extranjeros, al decidir presentar su nombre. Pero ¿Se inclinarán a su favor como para “adjudicarse” los tres millones largos de votos de opinión que definirán, finalmente, la elección?

@herejesyluis
El anterior es un análisis que interpreta los resultados de dos recientes encuestas y no compromete, necesariamente, las preferencias de su autor. 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Carvajal Basto

¿Dos agendas?

Retos de un joven presidente

¿No más TLC?

“Habló” el líder de la oposición

Viaje, sin retorno, hacia el pasado