Si se politiza la vida...

Noticias destacadas de Opinión

El síntoma más claro de que un país va muy mal ocurre cuando todas las discusiones empiezan a girar alrededor de la política. La última vez que estuve en Venezuela, a principios de este siglo, cuando “la hermana república” no había caído todavía en la bancarrota económica y moral absoluta en la que está, el único tema era el presidente Chávez, el chavismo y los antichavistas. Era desesperante, era una neurosis completa, una obsesión al desayuno, una cantinela al almuerzo, una perorata a la comida, un zumbido a la hora de dormir y una alarma al despertar. Eso mismo ocurre hoy en Estados Unidos (Trump, Trump, Trump, el único tema es si estás en contra o a favor de Trump) y lo propio nos está pasando a nosotros: política hasta en la sopa, la cárcel del uno o los incendios del otro.

 

Comparte en redes: