Por: Cartas de los lectores

Sierra Nevada de Santa Marta

Emergió pungente, solitaria y soberana de las profundidades del mar Caribe. Constituye un volumen montañoso independiente del sistema andino. Se eleva al occidente de la serranía de Valledupar. Pertenece a tres departamentos: Cesar, Magdalena, La Guajira.

Junto con la serranía de la Macarena, es la montaña aislada más alta del mundo. Es un hecho notable de la geografía colombiana.

Las pirámides egipcias tienen base cuadrangular. La Sierra Nevada, pirámide natural, tiene base triangular. Sus lados miden entre 160 y 180 km de longitud. Los indígenas dicen que la montaña se dio “después de que terminaron de crecer las planicies alrededor, ahí mismo se elevaron los picos de la sierra, formaron el ombligo del mundo”.

La Sierra, enhiesta y desafiante, culmina en dos picos gemelos, Bolívar y Colón, que son la mayor altura del país, 5.770 m sobre el nivel del mar. El clima, en su ascenso, pasa de ecuatorial a polar. La Unesco la declaró Reserva del Hombre y la Biosfera. La Sierra muestra la principal estrella fluvial de Colombia. En sus costados nacen y fluyen más de 40 ríos y quebradas, entre ellos Camarones, Cesar, Dibulla, Palomino, corren hacia el norte; Orihuela, Riofrío, Aracataca, Tucurinca, Fundación, Ariguaní, hacia occidente; Ranchería, Badillo, hacia el oriente; hacia el sur el Cesar, con su afluente el Guatapurí, río consentido de Valledupar, desemboca en la ciénaga de Zapatosa, la más extensa del país.

En la Sierra vivieron los Taironas. Fueron diezmados por los españoles. Tuvieron a Pocigüeyca como capital. Hoy ocupan la Sierra los descendientes de antiguos pueblos, arhuacos, kankuamos, wiwas, arzarios, culturas que “sostienen el mundo”. Se muestran firmes entre los “blancos”, sus “hermanos menores”. Se hacen sentir. La población distingue al Mamo, sabio, maestro, guía espiritual; su mensaje es “respetar y proteger la naturaleza y el medio ambiente, que es lo que nos da realmente una fuente de vida”. Existe Teyuna, Ciudad Perdida de los tayronas, ubicada en la cuenca alta del río Buritaca, a 80 km de Santa Marta. Muestra ingeniería y arquitectura trabajadas en piedra. Constituye monumento nacional.

La Sierra ha sido profanada, deforestada, sus pobladores agredidos por guerrilleros, narcotraficantes, paramilitares. Algo por hacer con la Sierra está en reconocer y respetar su presencia propia e integral. Para ello, separarla administrativamente de los tres departamentos a que pertenece actualmente. Aceptarla como notable unidad geográfica de Colombia, darle el carácter de Distrito de manejo especial y designarle administración propia y autónoma.

Alberto Mendoza Morales. Presidente Sociedad Geográfica de Colombia. Bogotá.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Sobre el fraude escolar y el hurto

La dignidad y la fuerza es decidiendo