Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 13 mins
Por: Olga Lucía Barona

Sin carro de bomberos, por favor

No pretendo ser aguafiestas ni mucho menos. La selección ganó en la dura altura de La Paz, un triunfo que en las eliminatorias nunca se había registrado.

Nos emocionó, claro, porque el tanto del triunfo fue dramático, en el último aliento del partido y convertido por un jugador que todos queremos, pero todavía no hay motivos para sacar el carro de bomberos.

Se sumaron los primeros tres puntos y eso es una carga de oxígeno en un camino que es muy largo, pero la verdad es que la selección nacional no jugó bien, dejó muchas dudas en su sector defensivo, su arquero lució muy inseguro y en la conformación del equipo como tal aún quedan muchas ‘tuercas’ por ajustar.

Usted dirá, amigo lector, que en la tabla de posiciones eso no importa, que en la historia estadística no se aclarará que la selección nacional ganó con lo justo, pero las victorias, por más buenas que sean, se deben tomar con cautela, sin perder la proporción de las cosas y sin pretender tapar con un dedo las falencias que un mañana nos pueden poner la zancadilla.

A Leonel Álvarez hay que felicitarlo. Aplausos para él. Por convicción o por suerte —no sé— todo le salió. Se la jugó en el ataque sólo con Teófilo Gutiérrez y luego con el relevo de Falcao, y los dos le respondieron con lujo de detalles. Y ni qué decir de la presencia del juvenil James Rodríguez, quien a sus 20 años demostró que es una verdadera joya.

Cosas para corregir, varias, pero se ganó y el que gana es el que goza. Ya Leonel sabrá qué tendrá que corregir para el próximo juego del 11 de noviembre frente a Venezuela.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Olga Lucía Barona