Por: Augusto Trujillo Muñoz

¿Sin dominio digital?

La ausencia de normas jurídicas, de compromiso político, de recursos económicos y de responsabilidad social, ha impedido crear en el país el archivo de publicaciones web. El tema fue objeto de análisis en reciente cita del Colegio Máximo de Academias de Colombia que —presidido por el biólogo Enrique Forero, presidente de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales— se cumplió en la Academia de Historia.

Ese archivo recoge el patrimonio digital de una comunidad. Allí estaría el fruto de su saber acumulado. Como lo expresó en la mencionada reunión el académico Johnny Antonio Pabón —jurista, historiador y experto en gestión del conocimiento—, el exceso de información digital que se proyecta sobre la vida cotidiana oculta problemas que deben abordarse de inmediato para evitar en el futuro un “agujero negro digital”. A su juicio el avance de la cultura digital ha estado gobernado por industrias cuyo principal interés son los beneficios económicos inmediatos. No hay en ellas una preocupación a largo plazo, de manera que la preservación de la información digital del país se convierte en un problema cultural.

En Colombia ya hay evidencias de la desaparición de información digital en línea, con capacidad de afectar la investigación histórica de sucesos recientes. Pabón señaló que investigadores del grupo “Verdad Abierta” intentaron analizar las estrategias de los paramilitares en el uso de medios de comunicación. Los sitios web usados por los paramilitares han desaparecido. Su única evidencia se encuentra en el Internet Archive de Estados Unidos que mantiene unas pocas copias de ellos. Se muestra así que la falta de medidas adecuadas para la preservación del patrimonio digital en Colombia está afectando negativamente el derecho a la verdad de las víctimas, la reconstrucción histórica para la sociedad y, por supuesto, la investigación.

Como si lo anterior fuera poco, el académico Pabón puso de presente un asunto que debe preocuparnos a todos: los archivos nacionales de publicaciones web se constituyen principalmente por la recolección del material publicado en el Dominio de Nivel Superior de Código de País (ccTLD). Así se conocen, por ejemplo, las iniciales .nz para Nueva Zelanda, .sg para Singapur o .fr para Francia. Sin embargo, Colombia carece de un dominio web de carácter nacional. El dominio web de Colombia .co —cuyo manejo le fue retirado, inexplicablemente, a la Universidad de los Andes— desde el año 2010 ha sido mercadeado a nivel mundial como un dominio para representar compañías comerciales. El dominio .co perdió la representatividad nacional colombiana.

Millones de sitios web registrados bajo el dominio .co no tienen ninguna relación con Colombia. Nuestro país no puede realizar copia del dominio nacional como lo hacen los países más organizados del mundo. Semejante situación dificulta y encarece el archivo de publicaciones web de origen colombiano. En estos días el Congreso debate un proyecto que busca superar las dificultades señaladas y garantizar la recuperación del dominio .co, que debe corresponder a Colombia. El representante a la Cámara Iván Darío Agudelo tiene en sus manos una ponencia relacionada, directamente, con el futuro del patrimonio cultural de Colombia. Apelando al lugar común: el representante Agudelo, el Congreso y el ministro de las TIC tienen la palabra.

*Exsenador, profesor universitario. @inefable1

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Augusto Trujillo Muñoz

Clientelismo impenitente

La universidad pública

Deber moral y deber legal

¿Bomba pensional?

No es facil, pero tampoco imposible