Por: Cecilia Orozco Tascón

Sin el pan y sin el queso

“VARGAS LLERAS DESTAPA SUS CARtas”, es el título que Semana le puso a una entrevista con el candidato presidencial (él insiste en que todavía no lo es. No entiendo por qué, si no hay nadie en la política y el periodismo que ignore que Vargas es candidato a la Presidencia desde hace años). En cuanto al título, yo le hubiera puesto al revés: “Vargas Lleras no se atreve a destapar sus cartas”. Explico:

• En lugar de hablar como lo haría alguien del temperamento que él ha querido demostrar, saca tímidamente las uñas… contra sus iguales, los subordinados del Presidente. Y se cuida de molestar a éste. Vargas es el líder de ‘Cambio Radical’. Ahora ese nombre le suena exagerado. Por cierto, en ese punto se le escapa una verdad incontestable porque de ‘cambio’ y de ‘radical’ no tiene nada su partido. Por el contrario, tal bancada ha resultado contaminada con los males del más puro fenómeno de la politiquería, desde el clientelismo burocrático hasta el paramilitarismo. El ex senador prefiere usar, en campaña, el suave giro de ‘Transición Colombia’.

• Se refiere al tema de la reelección presidencial con el término “confusión”, pero les echa la culpa al “gobierno” y a “quienes tienen su propia agenda en Palacio”. ¡Vaya forma de evadir la confrontación con el Primer Mandatario! No existe una persona seria —y menos el propio Vargas— que crea que la larga agitación del uribismo para reelegir por segunda vez al Presidente se haya hecho sin la anuencia del interesado.

• Elude la pregunta —y el entrevistador no lo contrainterroga— sobre la parapolítica en sus filas, con una frase olímpica: “uno cree que en Colombia pasan muchas cosas y desde afuera uno advierte que no, que nada es tan grave”.

• A propósito de las masivas ejecuciones extrajudiciales, no suelta ni una palabra para censurar el peor proceso por crímenes de lesa humanidad que enfrentará el país en el marco internacional. Únicamente advierte “algo de desmoralización… en el interior de las Fuerzas Armadas (que están)… resentidas”.

• Tampoco desea alejarse del disminuido liberalismo. “…nos sentimos liberales, nunca hemos dejado de serlo”.

En fin, poco fondo. Su mensaje maquillado y conveniente es el de alguien que mide milimétricamente los votos y los puestos. Llega incluso a “reservarse” su opinión sobre la responsabilidad política de Juan Manuel Santos en el caso de las ejecuciones de civiles a manos de militares. Vargas Lleras resultó atemorizado y blando en sus declaraciones: voto es voto, venga de donde viniere. Por eso, caminó sobre cáscaras de huevo y desperdició la oportunidad de salirse de ese limbo gris en que se encuentran los aspirantes de la coalición. No sé cuándo, pero a la Casa de Nariño llegará, después de Uribe, quien sepa confrontarlo, no quien quiera parecerse a él porque, para eso, reeligen al original. Se equivoca el ex senador si supone que puede engañarnos. La gente sabe lo que él piensa del Presidente, de este gobierno, de sus ministros, de sus consejeros y de la U. Más audiencia tendría y, por supuesto, más valor agregado, si lo cantara a los cuatro vientos de una buena vez. No sea que se quede sin el pan y sin el queso. Léase sin el gobierno y sin Cambio Radical.

97522

2008-12-09T21:18:19-05:00

column

2008-12-09T21:18:19-05:00

none

Sin el pan y sin el queso

25

3390

3415

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cecilia Orozco Tascón

La cara digna del periodismo: Ricardo Calderón

Fiscal Barbosa, primeras malas señas

Hostigamiento oficial a la prensa libre

Presión a la Corte: eligen o se los elegimos