Por: Esteban Carlos Mejía

Sin Farc no hay Uribe

“UTOPÍA” QUIERE DECIR “LUGAR QUE no existe”.

Déjense llevar por la imaginación y fantaseen un rato con esta utopía: Colombia sin Farc. No estoy diciendo Colombia en paz. No. Colombia sin los secuestros, los atentados, las extorsiones, los asesinatos, el narcotráfico, “la combinación de todas las formas de lucha” y demás bandolerismos de las Farc. ¿Qué pasaría? En política, quiero decir. Nada o mucho. Si las Farc se acaban, por la razón o por la fuerza, Uribe, capataz de la extrema derecha, se quedaría sin discurso ni proyecto electoral. Saldrían del clóset su escasez intelectual, su oportunismo de gamonal de pueblo y su obscenidad política. Si las Farc entregan, ceden o dejan las armas, se desmovilizan y se vuelven partido —otro partido comunista chiquito—, el cobre de Uribe reluciría y todos percibiríamos, boquiabiertos o patidifusos, el carácter reaccionario, oscurantista, ultramontano y cuasi fascista de sus ideas.

Los votos de Uribe, esas presuntas mayorías de las que sus epígonos se vanaglorian ad nauseam, se deben a los mitos, la propaganda, el miedo y el engaño. ¿Mitos? El Gran Colombiano, el mejor presidente, el chalán de chalanes. ¿Propaganda? Gurisatti Ardila Lülle en éxtasis, Fernando Londoño en delirium tremens. ¿Miedo? Fuera de Uribe no hay salvación. ¿Engaño? Me da mucha pena tener que decir esto, pero Uribe es un embustero compulsivo: miente desde que se levanta hasta que se acuesta: tergiversa, manipula, engatusa, disimula, enreda, mangonea, traiciona, ultraja. ¡Y a los gritos!

Si no hay Farc, ¿alguien en sano juicio votaría por este maníaco o por alguno de sus secuaces? Si no hay Farc, ¿alguien sensato votaría por darle satisfacción a la libido imperandi de este falso mesías? ¿Alguien consciente votaría por sus tres huevitos podridos?

La seguridad seudodemocrática fue el mascarón de proa de la desconfianza inversionista y la cohesión antisocial. ¿Seguridad? ¿Para que los ricos vayan a la finca? Sin duda. ¿Pero democrática? ¿Democráticos los falsos positivos? ¿Democráticas las chuzadas ilegales del DAS a periodistas, a opositores y a la Corte Suprema de Justicia? ¿Democrático el “todo vale”? ¿Democrático el “Estado de opinión”? ¿Democráticos los desbordamientos en el gasto militar? ¿A qué costo para la sociedad civil, la soberanía nacional, la producción y la democracia?

¿Desconfianza inversionista y cohesión antisocial? Neoliberalismo galopante. Globalización irracional. Semifeudalismo en el campo. Negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, cuyas secuelas aún están por padecerse. Subsidios, prebendas y beneficios tributarios a transnacionales sin dios y sin patria. Recortes a los derechos de los trabajadores. Carimagua y Agro Ingreso Seguro.

Sin Farc, ¿alguien razonable votaría por estas perversidades retrógradas? Sin Farc no hay Uribe. Ahora bien, ¿sin Uribe no hay paracos?

Rabito de paja: Hago constar: a algunos Uribe no les da ni frío ni calor. A mí, como a millones de colombianos, me da escalofrío. Santos es pésimo, pero Uribe es peor. Porque la extrema derecha siempre será peor que la derecha.

Rabillo: “El Partido Conservador no conquistará el poder como partido político sino como centro de un movimiento contra-revolucionario”. Silvio Villegas, 1937.

 

576366

2015-07-31T23:25:26-05:00

column

2015-07-31T23:25:26-05:00

none

Sin Farc no hay Uribe

21

3426

3447

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Esteban Carlos Mejía

Duque, el subpresidente que nos merecemos

Preguntas inocentes para lectores cautelosos

A todo el mundo le gusta encholar la pirinola

¡De pie los esclavos sin pan!