De Odinsa sobre una columna

Noticias destacadas de Opinión

Tuvimos la oportunidad de leer la columna de opinión publicada en El Espectador, el 29 de septiembre de 2020, titulada “Me queda todo muy claro: sanguijuelas”, cuyo autor es el señor Pablo Felipe Robledo.

Al respecto, es importante para nosotros poner en su conocimiento algunas precisiones que aclaran lo publicado en relación con nuestra compañía y manifestar que en Odinsa no tenemos ninguna vinculación con el asunto en el cual nos referencia el columnista.

El señor Robledo trae a colación una serie de apartes de una resolución emitida dentro de una actuación de la Superintendencia de Industria y Comercio, en la que se transcriben correos electrónicos que mencionan el nombre de nuestra compañía. Como se puede evidenciar en el texto, ninguno de esos correos es dirigido a, o remitido por, Odinsa o alguno de los funcionarios que, para la época de los hechos (año 2009), se encontraban vinculados a esta empresa.

En dicha resolución se concluye que esos comportamientos no se concretaron y por ende no existió “conducta anticompetitiva de colusión o cartelización en un proceso de contratación estatal”, situación que infortunadamente omite comentar el columnista.

Encontrando, además, que la Superintendencia de Industria y Comercio, en la misma resolución, al analizar, estudiar y evaluar dichos correos electrónicos, determinó que no existió acto alguno encaminado a “consolidar acuerdos restrictivos de la libre competencia económica con otros agentes del mercado que tenían interés en participar en el proceso de selección”.

En Odinsa tenemos como premisa obrar de manera transparente, ética y legal conforme a las leyes y normas definidas en los países en los que tenemos presencia; competimos en condiciones de libre mercado dentro de los parámetros fijados por los reguladores y actuamos en el marco de protocolos estrictos y sólidos códigos de conducta y gobierno corporativo que han guiado la operación de cada uno de nuestros proyectos y lo seguirán haciendo en el largo plazo.

Es importante aclarar, además, que la Junta Directiva de Odinsa de ese momento, al no haberse alcanzado la viabilidad económica del proyecto, determinó no participar en las licitaciones públicas de ninguno de los tramos de la Ruta del Sol, Sector 1, 2 ni 3, convocadas el día 10 de marzo de 2009, en donde se presentaron siete consorcios, que involucraron a más de 30 personas naturales y jurídicas nacionales y extranjeras. Adicionalmente, es preciso aclarar que la compañía tampoco participa, directa o indirectamente, en la ejecución de ninguno de estos proyectos.

Odinsa tiene definidos parámetros claros de actuación los cuales están contenidos en el Código de Conducta Empresarial y en las políticas de cumplimiento y buen gobierno, donde la integridad es principio fundamental. En desarrollo de estas pautas, las decisiones de inversión y desinversión en proyectos y consorcios obedecen a criterios técnicos, económicos y legales que se revisan en detalle por los comités de inversión y los comités de apoyo a la Junta Directiva, antes de ser aprobados por esta. Por ello, y por nuestro actuar apegado a la ética, remitimos esta comunicación, con el fin de aclarar cualquier confusión que pueda generar la referencia a nuestro nombre en el marco de las mencionadas investigaciones.

Eduardo Bettin Vallejo. Vicepresidente de Asuntos Legales e Institucionales, Odinsa S. A.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

Comparte en redes: