Por: Cartas de los lectores

Sobre una columna

Con referencia al artículo del profesor Mauricio García Villegas en su columna publicada por el diario El Espectador en su edición del pasado 22 de septiembre de 2017, refiriéndose a la crisis de la justicia en Colombia y sus posibles soluciones, me permito las siguientes observaciones:

1. Las dos propuestas del columnista no son novedosas: la de hacer una prueba antes de graduarse generó muchos debates y hoy se cuenta con los exámenes que realiza el Icfes. Además, el programa académico se encuentra establecido por decreto, lo cual siempre se ha cuestionado, porque limita la autonomía universitaria y deja muy poco margen para la innovación y los nuevos contenidos de áreas académicas. En relación a la colegiatura obligatoria, ha sido recurrente la idea de hacerla obligatoria, pero cabe recordar que ha primado el principio de libre asociación para quienes quieran pertenecer a las agrupaciones profesionales. Por lo demás, es desmedido y arrogante lo referido al propósito según el cual sería “para organizar a los abogados y disciplinarlos”, como si no lo fuéramos. Cabe recordar que no es serio generalizar y de paso estigmatizar una profesión. No es cierta la conclusión del columnista de que su fórmula busque, además, una mejoría en la formación y calidad de los profesores, lo que considero un irrespeto a los docentes comprometidos con su labor en las facultades de Derecho, al sugerir que no son idóneos con inexcusable ligereza.

2. No puede aceptarse la generalización con que concluye el párrafo transcrito de la supuesta “mala calidad de la mayoría de facultades de Derecho”, porque la subjetividad de semejante afirmación, sin un soporte serio, es sumamente grave, máxime cuando el autor fue profesor de materias relacionadas con la investigación en nuestra querida Universidad Nacional y sabe que en este campo no pueden sacarse conclusiones sin soporte y rigor metodológico.

3. Si bien la columna periodística no tiene un carácter de artículo científico y por ello no exige el rigor académico como producto de una investigación, tiene la responsabilidad de ser precisa y clara con los lectores.

4. Por último, es evidente la gravedad de los delitos denunciados, por lo que se espera que opere una justicia pronta y que quienes los hayan cometido sean sancionados. Pero que se mantenga el respeto del país por los profesionales serios y probos, que día a día contribuyen con la paz y la construcción de una democracia al servicio del bienestar, la equidad y el progreso de los colombianos.

Martha Espinosa. Abogada.

 

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

El conflicto sigue, sí

Universidades: más allá de la acreditación

Tres cartas de los lectores