No nos consta

Tola y Maruja reciben al fiscal tras su viaje a San Andrés

Noticias destacadas de Opinión

Hoy vino a desayunar Nubia Estela, la diretora de nuestro glorioso partido Centro Democrático, y le dimos su plato preferido: olla podrida con verdes estranjeros.

Gracias tías, estaba de rechupete —dijo Nubia—, y perdonen que les aplique lo de indio comido indio ido, pero me tengo que volar ya mismo a limpiar la oficina.

¿Y cuál es la urgencia, vos? ¿Güele muy horrible? —pregunté yo. No tías, es que tengo el presentimiento que el día menos pensado nos allana la Fiscalía, y no quiero que me vean el reblujo.

Pues entonces esperate Nubia, está que llega el fiscal Barbosita, que nos trae regalos de San Andrés, y aprovechás y cuadrás con él tu requisa, pa que no te coja con los calzones abajo.

En ese preciso momento dentró el fiscal feliz de la pelota, todo bronciao, de sandalias y bermudas y camisa jaguayana, y con chaquiras en el cachumbo. Y esclamó: ¡Abran campo que llegó el segundo cargo!

Vean pues tías los traídos —dijo Barbosita y nos entregó dos tubitos de esos pa encaletar la plata, que uno se cuelga en el cuello pa metese al mar. Tola y yo no pudimos ocultar la desinflada y cambiamos de tema. Contá pues ole cómo te fue.

Y como al lado del enfermo come el aliviado —siguió Barbosita—, a vos también te tocó, Nubia Estela, tené —y le entregó un arranca muelas de coco—. Siquiera te vi, Nubia, tenemos que hablar.

Ya me güelo de qué, Pacho —dijo Nubia—. ¿Oíste mis audios con la que sabemos? Sí, Estelita —dijo el fiscal—, y nos va tocar allanarte la sede, qué vaina... ¿cuándo podríamos caerte de sorpresa?

Dame siquiera tres diítas, Pacho —pidió Nubia—, que apenas mañana nos llega la picadora de papel. Y aprovecho y medio arreglo la oficina, que está vuelta un chiquero.

Ole Pacho, ¿y qué te alisto pal allanamiento? Pues la contabilidad, Nubia. ¿Maquillada o carilavada? Presentable. ¿Y te quedarías pa almorzar? ¿Te hago rondón sanandresano? Verdad, ¿cómo está San Andrés?

Delicioso, sin turistas, uno se puede bañar empelota y nadie lo ve. ¿Y era viaje oficial o de riláx? Oficial, Nubia: teníamos informes que Memo Fantasma estaba escondido en la Cueva de Morgan. Y fuimos al Hoyo Soplador a ver qué nos soplaba.

¿Y quiénes iban en la comitiva? Pues el contralor con su contralora delegada, que es mi esposa, y yo con mi secretaria ejecutiva, que es la esposa del contralor. Ah, lo que llaman un “swinger burocrático”, ja, ja, ja —dijo Nubia por molestar.

Ole Barbosita, la gente está muy bejuca porque llevates a tu hija y su amiga. ¿Y yo qué hacía, tías? ¿Quién se aguantaba una culicagada con la cantaleta: o me llevan o voto por Petro?

Ole Estela, y cuál es el merequetengue con unos dólares que te dio no sé quién pa no sé qué. No tía, no me dio, me iba a dar... fue un lapsus mío: el que tiene boca se equivoca.

¿Y vos no sabías Nubia Estela bendita que recibir plata de estranjeros pa campañas políticas es delito? Sí tías, yo sabía, pero la Caya me dijo: fresca, si ganamos vamos a tener fiscal.

Bueno tías, me les voy —dijo Nubia agarrando la cartera—. Chao Pacho, y cuando vas pal allanamiento entrá tranquilo, yo te dejo la puerta ajustada.

Grafitis: El Centro Democrático no es un partido, es una partida...

Ñapa: ¿Por qué la vice Marta Lucía gasta plata en asesores teniendo gratis a la Virgen de Fátima?

Ñapita: Uribe recitando: Me gustas cuando callas, Caya...

Comparte en redes: