Por: Mario Morales
El país de las maravillas

Sobradores

El problema es que aceptemos otro rasero. Sin saber cómo ni cuándo la prepotencia, la soberbia y la altanería se convirtieron en los estándares de decisión de nuestros mal denominados “líderes”, como si el objetivo de los ciudadanos al elegirlos fuera admirarlos, aplaudirlos y venerarlos.

No es sino ver, por ejemplo, la “sobradez” de Peñalosa con Bogotá, plasmada en esa reveladora entrevista de María Isabel Rueda. A él, como a tantos otros, le sobran los ciudadanos después de ser elegido. Ojalá se hubiera dado a conocer en campaña con esa frase, que sirve para todas sus díscolas actuaciones y que lo define mejor que cualquier perfil: “La gente no es la que decide”.

O escuchar al gobernador de Antioquia horas antes de la tragedia en Puerto Valdivia diciendo, con ese aire de todopoderoso, que no había “que hacer telenovelas con Hidrotuango”.

O al senador Uribe, a quien la gente solo le sirve como carne de cañón o de bulto para el escándalo, el tumulto y la ira, porque sigue creyendo que el Estado fue él.

O a los insufribles Pastrana y Samper cuya altivez no les deja ver que su pasado no les perdona la ineptitud y falta de dignidad.

Y así vamos, con candidatos como Duque, con ese tufillo entre tecnócrata y autócrata venido de tan lejos, ora creyendo que se luce corchando a sus colegas con preguntas imposibles, ora recordándoles a los campesinos que no son capaces sin la majestad de los empresarios.

O Vargas Lleras o Petro y algunas de las fórmulas vicepresidenciales que miran por encima del hombro a sus congéneres y confunden los espacios públicos con pasarelas y a sus auditorios con legos o ignorantes necesitados de sus favores.

Quedan pocos distintos que, no obstante, padecen la indiferencia de unas masas que confunden seguridad con miedo, autoridad con bajar la cabeza y prosapia con gritos destemplados.

Sí, les falta humildad a aquellos que se aprovechan de ella; y nos sobra a nosotros, que la confundimos con bajeza, carencia o sumisión.

@marioemorales y www.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Encuestas, presiones y tentaciones

Diez razones, 100 días

Esos oscuros intereses

Somos mayoría

No los toman en serio