Por: Cartas de los lectores

Sobre ataque de 'hackers' a la Registraduría

Quisiera referirme a su editorial del miércoles, "Los ataques a las elecciones", en el cual el periódico editorializa sobre días muy difíciles que tuvimos que vivir en el interior de la Registraduría junto con el propio país, para evitar mayores males.

Consciente estoy de la labor que han acometido cada uno de los integrantes de la Registraduría para otorgarles a los colombianos la transparencia en los mecanismos utilizados para garantizar las elecciones de distinto tipo que se llevan a cabo en Colombia. Quizá por ello debo advertir que el ánimo de la Registraduría se reconforta con sus palabras.

Permítanme entonces declararme como ustedes a la expectativa de los resultados de las investigaciones que adelantan entes como la Fiscalía General de la Nación, que sin duda nos permitirán seguir abogando por la transparencia que tanto reclama nuestra sociedad con el único fin de fortalecer y salvaguardar nuestras instituciones democráticas.

Carlos Ariel Sánchez. Registrador Nacional del Estado Civil.

La culpa no es de los médicos

El M-19 entra al Palacio de Justicia con ráfagas de metralla, incendia los archivos que los relacionaban con el narcotráfico, masacran a los magistrados y a los que se cruzaban en su camino, y los culpables son el presidente Belisario Betancur y los oficiales Plazas Vega y Arias Cabrales. El DAS se dedica a intervenir a la justicia, a congresistas y a periodistas, entre otros, y la culpable es la señora de los tintos. En su columna de mayo 24 de 2011, titulada “La salud no da plata”, un articulista que se hace llamar Dharmaneva dice, entre otras cosas, que ante el desastre de la salud los médicos, o como él nos llama, “Los Recetadores”, somos los culpables por estar en connivencia con los laboratorios farmacéuticos para estafar al sistema. Sean serios los administradores de justicia y castiguen a los orquestadores de estos desafueros y dejen de buscar chivos expiatorios donde no los hay.

Ricardo Serrano González. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista