Por: Cartas de los lectores

Sobre el aborto

La abogada Bernal tiene derecho a no abortar, a lo que NO tiene derecho es a decidir por miles de mujeres colombianas que estamos a favor del aborto y que luchamos por nuestra autonomía sexual y reproductiva. No tiene derecho a exigir que sea penalizado nuevamente. No tiene derecho de apropiarse de nuestros cuerpos. En cambio tiene la obligación de respetar un Estado laico y, sobre todo, tiene la obligación de no mentir ni de decir barbaridades como esta: “Mientras los seres vivos concebidos por violación sean susceptibles de abortarse, mientras exista esta libertad para abortar en el Estado, habrá mayores libertades a los violadores para violar a las mujeres, en especial a las menores de edad que pertenecen al mismo núcleo familiar del agresor”. Así demuestra hasta qué punto es ignorante y que le hace falta sentarse a reflexionar sobre la sociedad, la educación sexual, el machismo; debe preguntar: ¿Y qué piensan los millones de hijos que son abortados por sus padres? Dirá que los hombres no abortan; así que le explico: Abandonar a un hijo antes de nacer o recién nacido o en cualquier etapa de la infancia o de la adolescencia es mil veces peor que un aborto. El hecho de no reconocerlos, o no velar por ellos, o no querer conocerlos, o no presentarlos a su propia familia, eso sí es un crimen. Y otra cosa, la planificación también es una responsabilidad de los hombres, así que si no quieren hijos ellos deben tomar todas las medidas necesarias para evitar un embarazo no deseado.En cuanto al “estudiante de derecho” que piensa demandar a su “exnovia” por haber abortado habría que preguntarle si solo se trata de un recurso para hacerse conocer y ser cooptado por grupos de extrema derecha que están a todas luces promoviendo una campaña en contra del feminismo, léase en contra de los DD. HH. de las mujeres. Si él desea un hijo debe establecer una relación seria y duradera con una mujer que sí desee ser madre. Él no puede obligar a ninguna mujer a parir un hijo simplemente porque él así lo desea. La carga del embarazo, y todo lo que representa a posteriori, recae única y exclusivamente en la mujer. Este individuo es extremadamente peligroso, y no hay que darle voz en los medios que se han regodeado con esta historia que él ha convertido en “espectáculo”; mientras que a la mujer la han humillado y denigrado en todas las formas posibles. El individuo en cuestión solo es lo que yo llamo “un miserable y deleznable machito marchito”. Y para terminar, grito: Saquen el crucifijo de nuestros úteros.

Berta Lucía.

Envíe sus cartas a [email protected].

904978

2020-02-18T00:00:10-05:00

column

2020-02-18T00:54:51-05:00

[email protected]

none

Sobre el aborto

15

2730

2745

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

De Acemi sobre Petro y la Ley 100

¿Optimismo? Mejor la esperanza

Dos cartas de los lectores

Mensaje desde Mallorca

Tres cartas de los lectores