Por: Cartas de los lectores

Sobre el caso de Claudia Julieta Duque y el potencial de San Agustín

El caso de Claudia Julieta Duque (I)

Son tantos los casos que suceden en Colombia que causan justificada indignación que ya no sorprende enterarnos de otro. Pero el caso de Claudia Julieta Duque, o mejor, de la juez que le ha tapado su boca, me estremece de especial manera por ser tan absurdo, perjudicial para la víctima y favorable para sus victimarios que parece estar sucediendo en un régimen totalitario (aunque muchas veces parece que ya estamos en uno). Pido a El Espectador, diario que he leído desde mi infancia, que encomiende a sus periodistas que cubren los casos judiciales mantenerse publicando todo lo relativo a este abuso.

Tomás Navarro Aguirre.

El caso de Claudia Julieta Duque (II)

Un caso del año 2001 a esta calenda debería estar resuelto. La víctima puede y tiene todo el derecho y la legitimidad para alertar a la sociedad toda de la mora judicial y la paquidermia dolosa de la administración de justicia. Y si todo fuere por desgreño y negligencia, peor y con más veras para quejarse y dolerse de la indolencia estatal que resulta más terrible en un caso de estos.

Juan Carlos Cabarcas.

Sobre San Agustín (I)

Como opita, admiradora y defensora de ese legado cultural tan maravilloso que es la zona arqueológica de San Agustín e Isnos, Patrimonio Mundial declarado por la Unesco, agradezco el editorial del 5 de agosto. Ojalá, empezando por el Huila, en el país reconocieran el valor y la importancia que tiene la estatuaria de San Agustín e Isnos y el orgullo de que esté en nuestro territorio.

Rosario Fernández Aljure.

Sobre San Agustín (II)

Totalmente de acuerdo con el editorial. En una tierra de promisión como el Huila, no es raro que pase eso. No solo con San Agustín, que por fortuna está incluida como Patrimonio Mundial, sino con otros tantos íconos potenciales de turismo: la Tatacoa, las represas de Betania y el Quimbo, el salto de Bordones, el mismo Macizo Colombiano, entre otros. Ni hablar de las vías 4G, que al parecer no tienen importancia para los gobiernos. El estadio Guillermo Plazas es otra vergüenza de la displicencia gubernamental. Todo eso por la incapacidad de la clase politiquera del departamento. Tienen visión miope. No han tenido la capacidad para plasmar un plan de desarrollo a 20 años. Qué decir de Neiva, la capital, sin un aeropuerto medianamente aceptable, sin planificación. El transporte urbano copia modelos nefastos, deficientes y contaminantes. Qué bueno que la dirigencia pensara en grande: una ciudad comunicada por tranvías, su topografía lo permite; conectar circuitos turísticos como la Tatacoa, las termales de Rivera, entre otros; el aprovechamiento del río Magdalena para desarrollar proyectos arquitectónicos y de navegabilidad. Y así, infinidad de posibilidades que hagan de la ciudad y el departamento un diferenciador turístico, pero con dirigentes políticos y empresariales de gran talla.

Carlos Muñoz.

Envíe sus cartas a [email protected].

875696

2019-08-13T00:00:10-05:00

column

2019-08-13T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Sobre el caso de Claudia Julieta Duque y el potencial de San Agustín

69

3536

3605

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Es como si no importara

Tres cartas de los lectores

Buenaventura, el desafío

De Iván Cepeda sobre un editorial