Sobre el préstamo a ‘Macaco’ y Finagro

En la edición del domingo 22 de junio de 2008 se publicó una foto relacionada con préstamos que supuestamente habría concedido Finagro al extraditado ex jefe paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias Macaco.

Dicha nota incurre en inexactitudes e imprecisiones que distorsionan la verdad de los hechos, por lo cual estimo necesario efectuar las siguientes precisiones.

— No es cierto que Finagro le haya concedido un crédito al mencionado individuo. Dicho crédito le fue concedido directamente por el Banco Vizcaya Argentaria (BBVA), a través de su oficina Caucasia (Antioquia), entidad financiera de la cual el beneficiario del crédito era cliente.

— No es cierto que el crédito otorgado al extraditado ex jefe paramilitar se haya desembolsado utilizando recursos de Finagro; el crédito en cuestión se concedió con recursos propios del intermediario financiero. Esto es BBVA. Este banco, acogiéndose a la normatividad vigente, utilizó el crédito como cartera sustitutiva, esto es, lo dedujo de sus inversiones obligatorias en los Títulos de Desarrollo Agropecuario (TDA).

— No es cierto que el no pago de la obligación afecte patrimonialmente a Finagro. La relación crediticia se estableció en forma exclusiva entre el BBVA como entidad acreedora y el mencionado sujeto como su deudor y, en consecuencia, cualquier contingencia de incumplimiento la sume la entidad bancaria sin que Finagro sufra ningún perjuicio.

Con base en lo expuesto, resulta evidente que la verdad de los hechos es radicalmente distinta a lo planteado en la nota que se aclara.

Andrés Felipe Arias Leiva, ministro de Agricultura y Desarrollo Rural. Bogotá.

* * *

En la edición del domingo anterior se publicó un artículo con el título “Macaco le hizo conejo a Finagro”, con amplio despliegue en las páginas centrales del periódico.

Por contener dicho artículo una serie de inexactitudes y afirmaciones no veraces, que afectan mi reputación y la gestión al frente de la entidad, que presidí hasta el 31 de octubre de 2005, me dirijo a ustedes para hacer las siguientes precisiones:

1.- Finagro es una entidad de redescuento —Banco de segundo piso—. Sus clientes son los bancos de primer piso. Finagro establece líneas de crédito que se refieren a las actividades financiables, tasas de interés, cupos, etc.

2.- Son los bancos de primer piso los encargados de aprobar los créditos individuales, establecer la idoneidad del cliente, su capacidad de pago, las garantías y los demás requisitos establecidos por la normatividad bancaria.

3.- El redescuento puede ser automático, en cuyo caso Finagro sólo registra la operación, o con calificación previa en la cual Finagro aprueba la viabilidad técnica del proyecto.

4.- En el caso señalado, ni siquiera hubo redescuento, sino la aplicación de lo que se conoce como “cartera sustitutiva”, en donde los bancos aprueban y desembolsan los créditos con sus propios recursos y luego validan la cartera para sustituir parte de la inversión que deben realizar en Finagro, de conformidad con las normas establecidas por el Banco de la República.


Con lo anterior, es absolutamente claro que no hubo ninguna participación de Finagro en la aprobación del crédito a Macaco, que no hay dineros públicos en su financiación, que mucho menos se puede hablar de “conejo” a Finagro y que cualquier situación en relación con la mencionada operación es responsabilidad exclusiva del BBVA, entidad que aprobó el crédito y lo desembolsó con sus propios recursos.

Toda esta lamentable situación se hubiera podido evitar si el periodista consulta en Finagro antes de publicar una investigación que me ha producido un irreparable daño.

César Pardo Villalba. Bogotá.

“Mariamulata”

Afortunadamente, El Espectador ha dado muestras de su pluralismo y de su generosidad para darles cabida en sus páginas a las opiniones de mucha gente desconocida, como es el caso mío, y aprovecho esa afortunada y loable política de nuestro nuevo diario, para presentar mi enérgica protesta por la aberrante decisión del Tribunal Administrativo de Bolívar de declarar la nulidad de la elección de la doctora Judith Pinedo, “Mariamulata”, como alcaldesa de Cartagena, por su supuesta inhabilidad porque su marido fungía como Defensor del Pueblo del departamento de Bolívar. ¡No hay derecho!

Cuando pensábamos que los más de 20 gobernadores y alcaldes que tuvieron los departamentos de Córdoba y Meta, y sus respectivas capitales en los últimos dos años, eran un Récord Guinness para Colombia, con el despojo del cargo de Judith Pinedo como alcaldesa de Cartagena, Colombia se perfila como la ganadora del superrécord Guinness 2008, en la categoría de la democracia más estable y consolidada de América Latina.

Presidente Uribe: así como usted habla tanto de los “intereses supremos de la patria”, traiga a su peculiar jerga los “intereses supremos de los entes territoriales” que a la larga son los que en verdad constituyen esa tan cacareada “patria”.

c.c. 19.244.783 de Bogotá

Luis Carlos Manjarrés Ariza.

Bogotá.

Otros temas

En medio de las peleas de todos contra todos, quiero decirles que me llenó de regocijo encontrarme el pasado domingo con la hermosa historia de amor intelectual de nuestro Nobel en su años más mozos con otra intelectual en París. Qué hermosa historia para un domingo de lectura. Gracias y ojalá sigan desarrollando otros temas y dejen a los pelietas hablando solos y sin eco.

Asunción Domínguez. Cali.

Buscar columnista