Por: Cartas de los lectores

Sobre el umbral del plebisicto y las citas

El umbral de la paz

Nunca antes se había estado cerca de lograr tan loable propósito, como que por fin se acallarán voluntariamente los fusiles, las bombas y las minas quiebrapatas sembradas por la guerrilla más antigua del continente americano, circunstancia que nos alegra y coloca sin duda alguna en el umbral de la paz.

Los colombianos estamos en la obligación de desarmar los espíritus y apoyar el plebiscito, refrendando los acuerdos de paz, en el entendido de que no podemos ser cómplices de la prolongación de la guerra, enquistada durante más de cinco lustros, que plagó de odio y dolor y ensangrentó la faz de la patria.

Nuestras futuras generaciones merecen que sus padres les dejemos como herencia la paz y la reconciliación, que conozcan un país avanzando hacia el desarrollo y el progreso, que cesen los odios y las venganzas, que existan el perdón y el amor por el enemigo, como un mandato que es auténticamente cristiano y católico.

Es verdad que lo que se avecina con el posconflicto no es nada fácil, pero hay que tener la fe y la esperanza puesta en el Creador, en el sentido de que la paz no podrá ser una simple quimera, pues todos, desde lo más hondo de nuestro ser, estamos comprometidos a constituirnos en agentes y promotores activos de la paz, con la mira puesta en una Colombia mejor, donde exista el respeto por la vida, la diversidad y afloren la hermandad y la civilización. Orlando Morales.

Sobre las citas

Trump acaba de responderle a Barack Obama. Lo hizo por Twiter. 140 caracteres de frases sueltas, sin datos, sin antecedentes y sin consecuentes. 140 caracteres de pequeñas falacias sobre grandes problemas. 140 caracteres inflamables. Le evitan al electorado pensar. Encienden la masa para que sólo crea y se someta a las fantasías del autócrata de turno. También así hace política Uribe. El método cala, sobre todo, en sociedades creyentes. Acostumbrados a arrodillarse ante púlpitos donde vociferan todo tipo de sacerdotes, los viejos rebaños se inclinan ante estos nuevos pastores políticos. Nunca se pudo debatir contra el púlpito. ¡Era pecado! Por ello los pecadores y mentirosos escondidos tras los púlpitos no han pagado precio alguno. Excelente trampa esta para degradar sociedades. Para enviar a Estados Unidos por el camino de la miseria en medio de la prosperidad y a Colombia por el de la guerra a punto de abrazar la paz. “Es mejor seguir de rodillas”, claman las masas. En verdad, matar es más fácil que pensar. Y los dioses de las guerras todo lo perdonan. Bernardo Congote.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

El malestar en Francia e Inglaterra

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

No es la universidad, es la educación