Reincorporación y reconciliación, los dos temas claves a un año del acuerdo de paz con las Farc

hace 1 hora
Por: Cartas de los lectores

Sobre el uso de la palabra “negro”

Ante la reafirmación de los principios liberales de este diario, un suscriptor encuentra una aparente contradicción por el uso de la palabra "negro" con una connotación negativa en el periódico.

Siempre me gustó El Espectador porque me parece uno de los pocos defensores de las “causas pequeñas” en Colombia. Sin embargo, recientes publicaciones, sea por descuido o indelicadeza, demuestran que se están alejando cada vez más de este principio. En los últimos cuatro meses que he recibido en mi casa la suscripción me he topado en cada semana con lenguaje discriminador en sus columnistas y editores. Voy a mencionar solo unos pocos a continuación:

El miércoles 23 de noviembre, Catalina Ruiz-Navarro titula su columna de opinión “Viernes negro”, haciendo uso de la palabra “negro” como un adjetivo con connotación negativa. La columnista hace uso de este recurso de forma recurrente; por ejemplo, el 28 de septiembre en su columna titulada “Paisajes sonoros”, habla de “heraldos negros” y no precisamente para hacer referencia al libro de poemas, sino con el mismo uso de la palabra “negro” como adjetivo de connotación negativa.

El domingo 12 de noviembre, Tola y Maruja en su columna titulada “Tola y Maruja estuvieron en el encuentro Trump-Obama” hago dos citas textuales a dos “chistes”, uno sexista y otro racista. El sexista: “¿Es verdad que Trump le dijo a Michelle Obama: Uyyy, quién fuera molinillo para batir este chocolate?”. El racista: “Por fin llegaron Michél y Melania y entonces Donal Tron se despidió muy formal: Bará, Michel, ya que sentimos tanta química, ¿por qué no se quedan de mayordomos?”.

El editorial de El Espectador mide con un rasero a sus columnistas y con otro al grupo de “Chompos”, que también se escudan en su libertad de expresión para escribir lo que les place argumentando que son chistes.

Por último, pero no menos importante, el 27 de septiembre de este año, en la página 34, el editor usa la expresión “mercados negros” para referirse a los mercado ilegales, haciendo el mismo uso de la palabra “negro” que hace la columnista anteriormente mencionada. Estos son sólo algunos ejemplos; podría traer ejemplos de más columnistas como Piedad Bonnet, Alfredo Molano y Armando Montenegro solo por mencionar algunos de los más leídos.

Siempre que hago este tipo de críticas las personas se ríen de mí, no me prestan atención o dicen que soy un acomplejado. El problema con nuestro idioma es que no tenemos una palabra “especial” para expresarnos de forma peyorativa sobre los afrodescendientes. En inglés existe la palabra nigger y en portugués la palabra preto, pero en el español no existe una palabra específica y por eso la ofensa queda a interpretación de la persona. Sin embargo, pienso que los periodistas de un medio que se autoproclama liberal deberían eliminar el uso de la palabra “negro” como adjetivo con connotación negativa.

Juan Ramón Camarillo Peñaranda.

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores