Por: Cartas de los lectores

Sobre Interbolsa

Sobre Interbolsa

La revocatoria del principio de oportunidad otorgado por la anterior Fiscalía en favor de Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo deja un sabor agridulce difícil de definir.

La fiscal Alexandra Ladino trabajó durante varios meses en la viabilidad de este principio porque consideró que la información que suministraron Ortiz y Jaramillo era valiosa para seguir el rastro del dinero en el exterior y poder recuperarlo para resarcir a las víctimas. El nuevo fiscal consideró que esa información no era valiosa y procedió a revocar el principio.

Entiendo que el principio de oportunidad es una negociación que el encartado hace con la Fiscalía de tal manera que a cambio de allanarse a unos cargos se les dé inmunidad en otros por la información que suministre, la cual le sirve a la Fiscalía para adelantar el proceso en contra de otros implicados.

Es decir, que en este caso la Fiscalía negoció con Ortiz y Jaramillo el allanamiento y la inmunidad, y el nuevo fiscal les incumplió la inmunidad y se quedaron con el allanamiento a cargos por el cual serán condenados sin juicio. Se quedaron con el cuero y es un mal antecedente para futuras negociaciones de principios de oportunidad.

Adicionalmente, toda la información que en su momento proporcionaron para obtener el principio no podrá ser utilizada en su contra al momento de afrontar un juicio, con lo cual la Fiscalía quedará impedida de utilizar información valiosa en su contra. Sin embargo, el punto más importante en este proceso es el de la reparación de las víctimas.

El supersociedades, Francisco Reyes, ha afirmado en varias ocasiones que el dinero está completo, pero el liquidador Alejandro Revollo piensa lo contrario y está haciendo todo lo posible para retardar su entrega, aun a costa de que los bienes se sigan deteriorando y continúen perdiendo valor. Ya se perdió el 30 % del valor del Hotel Santa Clara como consecuencia de una mala negociación de Revollo y se están perdiendo 120.000 árboles productivos de naranja en Quindío por falta de mantenimiento.

Con la revocatoria del principio y la perversa actitud del liquidador está quedando claro que la estrategia es lograr primero la condena para después sacar el dinero para indemnizar a las víctimas, así en este juego se pierdan varios miles de millones de pesos de propiedad de las víctimas.

Éstas no parecen ser la prioridad, sino la condena.

 

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista