Por: Columnista invitado

Sobre la ciencia y de quién sus logros

Por: Juan-Manuel Anaya*

En días recientes Colciencias informó acerca del número de artículos científicos colombianos publicados en los últimos 12 meses y se atribuyó, con el Gobierno actual, ese logro. ¿Quiso decir Colciencias que esos más de 5000 artículos se publicaron gracias a ella y al Gobierno? ¿Considera Colciencias que esa cifra es tan importante como para convertirla en una noticia y ser compartida con la sociedad, o con los miles de seguidores que tiene su cuenta de twitter? ¿Es realmente un logro? ¿Es el número de artículos per se un indicador de la ciencia? A continuación algunas reflexiones y respuestas a estas preguntas.

Una de las más recientes publicaciones originales del Centro de Estudio de Enfermedades Autoinmunes (CREA), donde trabajo, consistió en una nueva propuesta de clasificación de estas enfermedades, basada en los mecanismos comunes que ellas tienen; teoría conocida como la tautología autoinmune. La idea fue concebida hace varios años, el proyecto se inició en el 2010 y fue financiado parcialmente por Colciencias, a pesar de que el 23 de diciembre de 2011, fecha en la que se formalizó el contrato, el presupuesto aprobado del proyecto se redujera en un 85% de manera unilateral y arbitraria. La publicación es una entre varias que el proyecto ha permitido (entiéndase, conocimiento nuevo que se ha compartido con la comunidad científica), a sabiendas de que aún falta mucho por estudiar y que se deben realizar varios experimentos adicionales para corroborar y fortalecer los resultados. Porque la ciencia es mucho más que un artículo, es intemporal, es un proyecto de vida, un hilo conductor para responder una gran pregunta. 

Esta breve historia de la vida real, muy similar a la que han vivido muchos investigadores colombianos, ilustra varias realidades que pareciera desconocer Colciencias. La primera es que una publicación científica es el resultado de un trabajo que puede tomar años. La segunda es que la cantidad de publicaciones es muchísimo menos importante que la calidad. La tercera es que jamás Colciencias financia la totalidad de un proyecto. En suma, el logro, si alguno, de una publicación no es del Gobierno de turno con el que coincida dicha publicación, y tampoco de Colciencias. El logro es de los investigadores.

¿Cuántos de esos artículos por los que Colciencias saca pecho son originales, cuántos corresponden a una línea de investigación, cuántos son multicéntricos, cuántos contaron con participación internacional (redes de colaboración) o fueron publicados en revistas internacionales, qué tanto permitirán incrementar el índice h, cuántos contaron con el apoyo de Colciencias? (muchas de las publicaciones colombianas no son financiadas por Colciencias).

Más que cifras sin sentido, lo que se le pide a Colciencias es un ejercicio serio de cienciometría y prospectiva, una evaluación sensata de su labor. ¿Cómo es posible, por ejemplo, que no se tenga una evaluación del impacto del Fondo de Investigación en Salud, que no haya un repertorio de la capacidad instalada y previamente financiada, que no se tenga claro cuáles son las prioridades nacionales para la investigación científica y el desarrollo sostenible? 

Si queremos tener realmente un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias no solo debe involucrar la Ciencia, la Tecnología y la Innovación en su transformación hacia Ministerio, sino que debe mejorar su autocrítica y dejar de ser el banco pobre para pobres proyectos, y convertirse en un tanque de pensamiento que muestre el camino hacia el futuro y permita a los investigadores y al país alcanzarlo. 

*MD, PhD. Investigador U. del Rosario. Miembro Misión de Sabios. 



 

877130

2019-08-21T15:12:19-05:00

column

2019-08-21T15:12:19-05:00

pablocorreatorres_94

none

Sobre la ciencia y de quién sus logros

39

4043

4082

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

¿Alguien quiere acordarse de Bojayá?

Pacto por la Implementación