Por: Cartas de los lectores

Sobre la Nueva EPS

Cada día que pasa es más urgente una reforma profunda al sistema de salud para brindar una garantía en la atención de servicios médicos a los millones de usuarios.

Mientras esta reforma se da, y ojalá la participación de los políticos sea cero, observemos el caso de la Nueva EPS.

Entre todas las empresas promotoras de salud que había en Colombia, tal vez una empresa de salud que venía funcionando bien era la Nueva EPS, pero últimamente tiene problemas graves en la prestación de los servicios.

Dejó las instalaciones del edificio Hernando Zuleta Holguín, ubicado en el barrio Modelo, para trasladar sus servicios de atención al afiliado a unas instalaciones por la carrera 30 con calle 63F, donde adecuó una bodega para servicios médicos, odontológicos, medicina general, etc., donde por falta de organización se presentan desórdenes en la atención a sus afiliados.

La entrega de medicamentos los trasladó al barrio Benjamín Herrera, sector de talleres y ventas de repuestos de carros, una bodega adecuada para la atención precaria, sin baños para uso de sus afiliados.

La mayoría de afiliados que atiende la Nueva EPS son personas de la tercera edad (muchos de ellos sin acompañante y algunos con problemas de vértigos para pasar estos puentes), no pocos inválidos y algunos en sillas de ruedas, que tienen que trasladarse muchas cuadras para retirar los medicamentos, puesto que unos los reciben en el despacho de Cafam del barrio Modelo y los otros medicamentos los deben retirar en la bodega del barrio Benjamín Herrera.

Por supuesto que el descontento de los usuarios es grande por este traslado inconsulto de las directivas, que no miraron la tranquilidad ni la seguridad y el buen servicio a sus afiliados.

En este momento se anuncia que una parte de afiliados de la empresa improductiva de salud Medimás pasará a la Nueva EPS.

¿Cómo va a atender la Nueva EPS a los nuevos usuarios, teniendo tan precarias instalaciones, poniéndolos como a ciudadanos árabes de la seca a la meca, no propiamente para orar a Alá, sino para retirar los medicamentos?

¿Será posible que se regrese al edificio Hernando Zuleta Holguín, ya remodelado, para que los médicos y demás personal paramédico de la Nueva EPS continúen su labor allí?

Luis Castellanos García. Bogotá.

 

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Carta de un navegante por la educación