Sobre la pertinencia de la mecanografía

Grata sorpresa fue encontrar el pasado lunes que la columna de Salomón Kalmanovitz tenía un contenido profundamente humano y con un cierto estilo para compartirlo con sus lectores.

Acostumbrados como estamos a encontrar sus sesudos y a veces controvertidos comentarios económicos, en esta oportunidad nos entrega una gran enseñanza para jóvenes, adultos profesionales y aun doctores que encuentran en la escritura su gran dificultad para lograr un mayor y mejor desarrollo.

Rescata la importancia de la mecanografía, que en muchos colegios existió como parte de la formación del futuro bachiller, que tanto contribuyó no sólo para la vida universitaria, sino para quienes no pudieron en el momento entrar a la universidad e increíblemente sirvió para que muchos de ellos encontraran un trabajo digno. Pero además, muestra que la mecanografía sirve para iniciar y estimular el proceso de lectoescritura y nos narra su propia experiencia. Esa idea surgió en el seno de su familia, porque los padres de la época estaban convencidos de que la mecanografía era un valor agregado en la formación de los jóvenes. No se equivocaron.

Ahora ya no son las máquinas Remington, cuya actividad era la mecanografía. Obviamente están los computadores, pero lo que nos hace ver Kalmanovitz es ante todo la necesidad de saber mecanografiar, es decir, lo que hoy se denomina la digitación o digitalizar. El ejercicio es idéntico: conocer el teclado, no mirarlo mientras se escribe, iniciarse con ejercicios de combinación de letras, etc.

Pero sobre todo, que implícitamente conlleva la necesidad de saber redactar. A pesar de que hoy existe la correspondencia a través de los correos electrónicos, a niños, jóvenes, profesionales, magísteres, y algunas veces hasta a los doctores, se les olvidó volver a utilizar los signos de puntuación, la ortografía, la separación de párrafos y naturalmente la redacción de lo que se quiere expresar, así sean aspectos cotidianos y sentimientos.

 Ana María Córdoba. Pasto.

 

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista