Por: Andrés Escobar

Sobre las cifras de pobreza

La publicación de las cifras de pobreza que hizo recientemente Planeación Nacional ha suscitado controversias complejas. Un lector poco informado sobre todo lo que implica medir la pobreza en un país podría pensar que los argumentos del vicepresidente de la República son contundentes. Sin embargo, este lector debería considerar tres puntos importantes.

El primero es quién recomendó la nueva metodología. Nuestro lector hipotético podría pensar que es una fabricación del Gobierno, en su afán por mostrar buenos resultados en un tema sensible. Sin embargo, si le dijeran que la recomendación vino de un grupo de académicos compuesto por un profesor de la Universidad Nacional, otro de la Universidad del Rosario y un reconocido investigador colombiano en temas sociales, asesorados además por el Banco Mundial y la Cepal, tal vez abandone la idea de que se trata de puro oportunismo político.

El segundo punto es de dónde salió la famosa cifra de los $190.000 mensuales que separan a un pobre de un no pobre. Esa cifra, utilizada por el vicepresidente fuera de contexto, lleva a equívocos, ya que la unidad relevante no es la persona sino la familia. El contexto correcto es que una familia de cuatro personas es pobre, bajo la nueva metodología, si sus ingresos totales son inferiores a $750.000 al mes ($830.000 si vive en una de las 13 grandes ciudades del país).

El tercer punto es si se necesitaba una nueva metodología. Al respecto, cabe preguntarse si una línea que separa pobres de no pobres basada en información de 1995 es mejor o peor que una construida con información del 2007. Si al lector le parece mejor usar lo de 1995, le está dando la razón al vicepresidente.

El grupo de expertos independientes convocado por el Gobierno hizo un gran trabajo, del cual, además de lo discutido arriba, se desprenden por lo menos dos verdades. Una es que los niveles de pobreza en Colombia siguen siendo vergonzosos, especialmente en el campo. La segunda es que seguimos teniendo una de las peores distribuciones del ingreso en el mundo.

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Andrés Escobar

Razones Para Negociar

Sorpresas regionales

El dilema de la reforma tributaria

La agenda que debe continuar

La inversión pública