Por: Cartas de los lectores

Sobre una columna de Alejandro Gaviria

El pasado 26 de junio, el periódico El Espectador publicó una columna del señor Alejandro Gaviria, en la que analizaba los alcances de Enilce López y el emporio político y económico que construyó en la Costa Atlántica.

Sin embargo, y tomando de manera no textual una cita del libro del periodista Alfredo Serrano, indicó que organizaciones como Oxfam desarrollaron acciones humanitarias en un marco de “unir esfuerzos con Enilce López para ayudar a los desplazados”.

Esta afirmación generó sorpresa en el interior de nuestra organización y entre nuestros aliados, porque contravendría el trabajo de desarrollo, humanitario y siempre basado en derechos humanos que realizamos en Colombia desde hace más de 25 años, especialmente en las zonas altamente afectadas por el conflicto armado. Por esta razón, nos permitimos aclarar lo siguiente:

1. Oxfam es una organización internacional fundada en 1942, que desarrolla acciones humanitarias y de cooperación en Colombia y en más de 90 países del mundo, por lo cual es reconocida y respetada internacionalmente.

2. Nuestras acciones de carácter humanitario en países en conflicto se basan en principios humanitarios como la imparcialidad (asistencia humanitaria sin importar el credo político, religioso o ideológico) y la independencia. Siempre en un trabajo basado en los derechos y en favor de las víctimas.

3. Creemos que el desarrollo y la promoción del respeto de los derechos humanos, aún en medio del conflicto, pasa por el fortalecimiento de las capacidades locales. De manera específica trabajamos junto a organizaciones de la sociedad civil colombiana, como un motor fundamental para hacer realidad los derechos humanos.

4. En el caso de Magangué nuestro trabajo, desarrollado entre 2001 y 2003, apoyó a familias afectadas por el desplazamiento. Desde los principios de independencia (para evitar injerencias partidistas) e imparcialidad (para llegar a las familias con mayor vulnerabilidad), nuestro personal seleccionó directamente a las familias participantes y realizó las acciones de asistencia (mejora de vivienda, agua, saneamiento y dotación de proyectos de seguridad alimentaria).

5. Jamás tuvimos contacto alguno, directo o indirecto, con la señora Enilce López o familiar suyo. En Magangué, como en otras zonas de conflicto donde trabajamos, somos conscientes de los poderes presentes, muchas veces ocultos, y adoptamos medidas para que nuestras acciones no sean instrumentalizados por aquellos que atentan contra nuestros valores y misión. Por ello la importancia de atenernos a principios humanitarios de reconocimiento universal.

Por lo anterior, de manera categórica rechazamos las afirmaciones incorrectas publicadas en el libro. Nuestras relaciones institucionales en la zona fueron directamente con la Diócesis de Magangué y con organizaciones de desplazados. Con la primera firmamos un convenio para apoyar a familias afectadas tanto por el conflicto como por desastres naturales, en el que la Diócesis facilitó un predio para la reubicación de 100 familias desplazadas.

Consideramos que lamentablemente no se hizo una investigación periodística a profundidad sobre este tema, y sobre todo, no se confrontaron las fuentes, dando como resultado  la publicación de un texto que distorsiona la labor de Oxfam en Magangué.

Agradecemos que en próximas ocasiones, de darse algún tipo de investigación que de alguna manera haga referencia a nuestra organización, nos contacten y cuenten con toda nuestra colaboración y la información que requieran, para brindar total claridad al respecto.

Finalmente, solicitamos la publicación de esta carta en su diario, para que no quede duda sobre la transparencia de los procedimientos administrativos y operativos con que desarrollamos nuestra labor en Colombia.

David Huey. Country Director. Oxfam Colombia. Bogotá.

De la USO

Con sorpresa la Unión Sindical Obrera (USO) se informa del artículo publicado por El Espectador “Lío por camisetas con logos de Farc”, del 07/13/2011, en el cual se alude a uno de los correos de Wikileaks. Según la fuente, en 2006 la Embajada de EE.UU. remitió un cable en el que señala a sindicalistas colombianos de tener simpatías con las Farc y el Eln, muchos de los cuales están en el exilio y estarían detrás de la venta de camisetas alusivas a las Farc. Entre los sindicalistas mencionados está César Carrillo, expresidente nacional de nuestra organización. Según la fuente, la información es entregada por sindicalistas de la confederación de trabajadores del sector bancario y de un sindicato minoritario del sector petrolero.

Queremos afirmar que la USO está legalmente constituida, con reconocimiento nacional e internacional, y que fue fundada en 1923, así que es imposible, como dice el cable, que el Eln la fundara.

Durante la década del 90, varios dirigentes de la USO fueron señalados en la cuestionada Justicia Sin Rostro de pertenecer o tener nexos con la insurgencia colombiana. Nuestros abogados probaron ante la justicia la inocencia de los dirigentes sindicales, demostrando que todo obedecía a montajes con testigos falsos utilizados por el Estado colombiano. Todo esto ocurrió en el marco de una política de judicialización y criminalización de la actividad sindical.

Producto de esta política y del exterminio físico a que ha sido sometida la USO, un grupo de compañeros y sus familias no tuvieron otra opción para continuar viviendo que irse al exilio.

César Carrillo durante toda su vida sindical demostró las más altas calidades éticas y morales, siempre en defensa de los intereses de los trabajadores y del país.

No tenemos la menor duda de que la información citada es parte de una nueva campaña de desprestigio contra el movimiento sindical colombiano que, curiosamente, coincide en el marco de las discusiones de la firma del TLC con EE.UU.; detrás de semejante situación se esconde una arremetida contra los trabajadores.

Invitamos al movimiento sindical colombiano a cerrar filas contra este tipo de calumnias y montajes.

 Junta Directiva Nacional de la Uso, Comisión Nacional de Derechos Humanos y Paz. Bogotá.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Sobre el fraude escolar y el hurto

La dignidad y la fuerza es decidiendo